domingo, 12 de febrero de 2017

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: SOMOS MÁSCARAS

Las fotos son una muy buena manera de repasar asuntos históricos y tener más claro de qué va el tema que se nos cuenta. Son esenciales para zambullirse en el momento y palpar las emociones de la gente que lo vivió. Esta foto es una buena prueba de ello. Una triste y lamentable muestra de cómo se envenenaba el ambiente con la amenaza de la guerra y la vida cotidiana empezaba a oler a sangre y vísceras saliendo a pasear. Era 1937, en Inglaterra, pero parece 1984 de George Orwell. La foto forma parte de un libro muy recomendable: