domingo, 16 de octubre de 2016

BATMAN Y SUPERMAN: YIN Y YANG

Me he despachado la quinta entrega de Caballero Oscuro III: la raza superior, de Milller, Azzarello y Kubert, y me alegra decir que finalmente la colección ha llegado al punto épico interesante que esperaba, aunque les ha costado algo más de lo previsto. 
El resto de las enfregas siempre tenían algo interesante para hacerme comprar la siquiente, pero es en ésta donde finalmente se cmoprende hacia dónde quiere dirigirse la colección. 
Además tiene una de mis portadas favoritas de cómic de grapa de este año, ese encuentro entre Batman y Superman con las capas de ambos formando algo así como yin y el yang, o algo parecido. 
Estos dos personajes son en definitiva la forja desde la que se construyeron todos los demás personajes de superhéroes de la historia de las viñetas, y leyendo comics como éste el tiempo transcurrido desde que se publicaron sus primeras aventuras no parece haberles restado un ápice de fuerza icónica y potencial narrativo, siempre que caigan en las manos de los guionistas y dibujantes adecuados. 
Además esta entrega deja caer pistas sobre cómo puede y debe progresar en el protagonismo el personaje de Wonder Woman, que está desde el principio cuidadosamente dosificado. 
Sólo me sobra, y mucho, el suplemento de las páginas centrales, dedicado al personaje de Lara y totalmente prescindible. Me refiero a este suplemento en concreto, no a los suplementos del resto de la colección, alguno de los cuales, como por ejemplo precisamente el de Wonder Woman, complementan bien la trama central. En este caso sin embargo, en la entrega que alcanza finalmente un buen nivel épico en la historia y que tiene una de las portadas de grapa que más me han gustado ese año, me tropiezo con una moñería singular en ese suplemento central que además no va a ninguna parte y parece metida con calzador y como puro relleno al resto de las viñetas de este quinto número. 
Creo que el personaje de Lara es suficientemente interesante como para tener un tratamiento más interesante y maduro que el tradicional rollete babosete que nos cuelan disfrazado de novedoso porque los implicados se lían a tortas. 
Flojo el suplemento. Pero el número cinco es del tipo de entrega que si te la tropiezas por casualidad, sin seguir habitualmente la colección, puede llevarte a comprar los números anteriores para ver cómo se ha llegado hasta ahí. 

No hay comentarios: