domingo, 17 de julio de 2016

MATANZA LA QUE SE ESCAPÓ

Los elementos de la fórmula argumental de "caza del monstruo" que han probado su eficacia en películas como Alien, Aliens el regreso o La cosa, además de Parque jurásico, que incluso está citada como guiño en el diálogo, producen el máximo rendimiento en este tomo. El guión de es de un clásico, Gerry Conway, veterano de DC y Marvel que en la segunda de estas compañías dio muestras de la principal característica que le avala en este nuevo trabajo: su habilidad para integrar claves de terror en la estructura argumental der las historias de superhéroes, o en el caso que nos ocupa, de supervillanos. Su trabajo de los años setenta en las colecciones del Hombre Cosa y Drácula en Marvel y las aportaciones que hizo en su paso por la colección de Spiderman, con La muerte de Gwen Stacy, le avalan sobradamente. 
El contacto con los aspectos oscuros de los personajes y la hibridación de géneros forma parte también del ADN profesional del dibujante Mike Perkins, que comenzó en 2000 A.D. y luego pasó por las editoriales DC, Dark Horse y CrossGen. 
La alianza de ambos da como resultado un cómic que merece la pena incorporar a la coleción y además tiene un precio moderadamente razonable tal como están las cosas actualmente en el vicio de las viñetas: 11,50. 
Dado el actual paisaje de cambios forzados en personajes centrales de la editorial Marvel, víctima de la correccion política y la ansiedad por buscar nuevos clientes en lugares donde es poco probable que los encuentre, mientras por contra está machacando literalmente su galería de figuras troncales con cambios de sexo, paternidade, envejecimientos y otros fenómenos cada vez más difíciles de tragar por los lectores más veteranos, resulta refrescante este encuentro que nos propone Matanza. La que se escapó. 
Uno de los aciertos de la propuesta es fichar para la misma a un grupo de personajes conocidos del Universo Marvel -Eddie Brock, Matanza, el coronel Jameson...-, pero que habitualmente han ocupado un lugar secundario (Jameson tuvo su propia serie en un personaje particularmente carismático que formaba parte de la incursion de la Marvel en el género de terror, pero realmente nunca llegó a despegar totalmente como protagonista individual, aunque habitualmente haya funcionado bien como compañero de peripecias de otros superhéroes de la editorial en las entregas de crossover de Marvel-Two-In-One). 
Esos personajes de segundo plano adquieren aquí protagonismo, aunque se trate de un protagonismo coral, en grupo, y resultan por sí mismos y en este esquema mucho más interesantes que la mayoría de los cambios forzados y las "nuevas versiones de..." que están sufriendo los personajes troncales de la editorial. 
Y ya cuando aparece el "arma secreta" del FBI para enfrentar a Matanza la trama entra en una frase que recuerda los primeros crossover de las películas de terror del estudio Universal, donde mezclaban a los monsturos clásicos de la firma, una pincelada de puro disparate que estoy seguro aplaudirán muchos de los más friquis del lugar. 
Lo dicho: un tomo para comprar y disfrutar. Muy divertido, con el antiguo espíritu de la Marvel clásica, donde podía pasar casi cualquier cosa en la viñeta siguiente. Algo que, lamentablemente y a pesar de tanto cambio, no parecen estar consiguiendo con las modificaciones de personajes clásicos de los últimos tiempos. 
¿Quizá la clave está, como lo ha estado siempre, en dejar que los guionistas experimenten más libremente con personajes más secundasrios, menos comerciales y todavía no "contaminados" por el éxito de sus versiones cinematográficas?

No hay comentarios: