domingo, 19 de junio de 2016

VAMPIROS Y PIRATAS, UNA GAMBERRADA SIMPÁTICA

Es bueno asomarse a paisajes nuevos. Es bueno darse un paseo por el cómic de viñetas más independientes al margen de esa especie de equivalente a los grandes estudios de cine que son Marvel y DC, y mirar lo que hacen guionistas y dibujantes que van más por libre en otras editoriales. No serán tan superventas como los de las grandes firmas, pero sin duda aportan su granito de arena en clave más de subgénero y serie B, y conste que esto no va en tono peyorativo, sino todo lo contrario. 
Siempre he dicho que a menos dinero neceario para "perpetrar" la obra creativa, más libertad del creador. 
Es una fórmula que no falla. 
Cuanto más dinero necesitas para hacer cualquier cosa, más libertad tienes que enajenar para complacer a los inversores. Es bastante lógico. 
 
Ninguna tumba excepto el mar, de la serie Sea of Red, que en España editó Recerca, es una buena muestra de esa imaginación de serie B que se permite todo tipo de esquemas argumentales, personajes, sentido del humor, para jugar con claves más liberadas de fórmulas y tópicos comerciales repetitivos a la caza del éxito seguro que reina en otras propuestas de cómic más comercial. No es que no quieran ganar dinero con ello. De hecho, no es que no merezcan ganar dinero con ello. Se trata simplemente de que sus viñetas se apartan con gusto de lo más previsible dentro de las modas del momento y buscan su sitio en las colecciones de los aficionados por otros caminos. 
 
En este caso, al menos en mi opinión, con una trama argumental que recuerda las produccinoes cinematográficas de serie B y las historias de revistas pulp, con algunas gotas y momentos que parecen sacados de una fiesta de friquis del terror afincados en las producciones estilo Grindhouse que hacían furor en los cines de barrio de los años sesenta y setenta. 
A la mezcla de vampirismo y piratería se añade luego la fórmula argumental de isla misteriosa y unos primos lejanos del hombre-pez de la criatura de la Laguna Negra, además de los imprescindibles guiños satíricos a la industria del cine a la caza del blockbuster. 
Suficiente para pasar un rato muy entretenido y quedarse con ganas de leer más. 
Creo que un director como Eli Roth le sacaría bastante partido a la adaptación de esta simpática gamberrada. 
 

No hay comentarios: