domingo, 26 de junio de 2016

GEORGE MÉLIÈS VENDIENDO JUGUETES

Acabo de tropezarme con una de esas cosas que me recuerdan por qué pienso que el arte es una mala víbora que devora a sus devotos cultivadores de más talento jodiéndoles la vida de un modo u otro, más pronto que temprano, y por qué cojo con pinzas cualquier mínimo intento ajeno de comerme la cabeza con el arte por el arte.
Renuncié hace ya mucho a meterme en huertos por amor al arte. 
Soy un mercenario. Me pagas, lo hago. No me pagas, lo hace tu señora madre, si le apetece, y si no, a comer alpiste, canario flauta. 
Ese señor de la foto es George Méliès, el primer gran mago del cine, el primer maestro del cine fantástico, una pieza esencial en el progreso del cine. 
Y acabó, como lo vemos en la foto: vendiendo chucherías y juguetes en un puesto de la estación de Montparnasse. 
Una imagen vale más que mil palabras. 
 


 

No hay comentarios: