miércoles, 29 de junio de 2016

AVATAR: EL MUNDO DE LA MUERTE. ¿ANTECEDENTE ACCIDENTAL O FUENTE DE INSPIRACIÓN?

Me pasa el colega @telly_chavalas una novela de Harry Harrison, autor de ciencia ficción al que le tengo cierta simpatía esencialmente por dos cosas: su ciclo gamberro de parodia del género en clave de space opera con las aventuras de la Rata de Acero Inoxidable, y la novela ¡Hagan sitio, hagan sitio!, que sirvió como base a una de mis películas favoritas de ciencia ficción, Soylent Green (Cuando el destino nos alcance). 
Telly Chavalas me avisa además de que me voy a encontrar con un antecedente clarísimo de Avatar, la película de James Cameron. 
Y compruebo después de leer el libro que tiene toda la razón. 
Telly Chavala no tiene pelos en la lengua y además es muy amigo de regodearse en las teorías de conspiración, así que sostiente que Cameron la copió descaradamente, pero yo prefiero pensar que es una "lejana inspiración", de las muchas que, junto con la leyenda de Pocahontas, se vertieron en el caldero creativo de la popular y celebrada película de James Cameron. 
El caso es que al novela es bastante curiosa, y yo tengo mi propia teoría o sospecha de qué pudo inspirar a su vez a Harry Harrison cuando la escribió. Publicada en su origen en 1960 con el título de Deathworld, (la edición que me pasa Telly Chavalas se publicó en España en enero de 1991 en la colección de ciencia ficción de la editorial Tridente con el título de El mundo de la muerte), es la primera de las tres novelas que integran la serie. Narra las aventuras de Jason dinAlt, un jugador profesional reclutado para recaudar dinero que permita a un grupo de colonos seguir manteniendo su guerra a muerte contra todo un planeta, Pyrrus, absolutamente hostil a la colonización humana contra la que lucha a través de toda su fauna, flora y geología. Mi teoría: la novela comienza en una clave de peripecia a lo 007, con partida en casino incluida, y luego pasa a una aventura de space opera en planeta hostil. El conflicto de los aguerridos Pyrranos luchando por una franja de terreno en territorio enemigo, rodeados de fuerzas hostiles, me ha llevado a sospechar que Harry Harrison bien podría haberse inspirado para crear esos personajes y su conflicto en el estado de Israel, que en 1958 se había puesto de moda con la publicación de la novela Éxodo, de León Uris, que en 1960, el mismo año de publicación de El mundo de la muerte, incrementó su popularidad con el estreno de la adaptación al cine dirigida por Otto Preminger. 
Los Pyrranos bien podrían ser inspirados por los israelitas y los palestinos, enfrentados de la misma manera que se enfrentan las dos agrupaciones humanas que intentan sobrevivir en el planeta Pyrrus. 
Pero dejando esta sospecha al margen, lo cierto es que sí: tal como decía el colega Telly Chavalas, la novela tiene muchos puntos de contacto con la película Avatar, de James Cameron, incluyendo la "minusvalía" del protagonista en el nuevo planeta, el enfrentamiento de civiilzados mlitarizados y salvajes medio hippys, y otros muchos elementos. 
Así que ignoro si Cameron se la ha leído, pero recomiendo a los lectores del blog que si se la tropiezan le echen un vistazo, porque además de entretenida es un curioso antecedente de Avatar. 

No hay comentarios: