martes, 19 de abril de 2016

LOS SIETE MAGNÍFICOS: DENZEL WASHINGTON LO VA A CLAVAR

Quienes me llevan leyendo en este blog desde hace tiempo saben que soy un firme partidario del cine clásico, pero sin caer en el error de la nostalgia, que no sirve absolutamente para nada. Así que cuando he visto una foto del remake de Los siete magníficos me he entido de repente muy optimista con el asunto. 
Digo esto por varios motivos. 
El primero es que Denzel Washington lo va a clavar. Porque Denzel Washington me parece mejor actor que Yul Brynner, que interpretaba ese mismo papel en el original. 
Así que compro del todo la reencarnación de Chris con Denzel. Sin dudar un momento. Brynner siempre me ha caído bien, pero, como me decía el otro día en twitter un compinche de vicio cinematográfico cuando hice el post de Adiós Sabata, tenía mucho de postureo. 
Lo malo es que no podamos contar con Steve McQueen como compañero de Denzel Washington. Va a tener que currárselo con Chris Pratt. Y aunque confío en que Pratt es un tipo capaz de darle buen aire al asunto, McQueen es inimitable e irrepetible. 
Pero mi instinton, mis apreciadas tripas adictas al cine, me dicen que Denzel Washington va a ser el pilar central de este remake y de la mano de Antoine Fuqua, el director que le dio uno de sus mejores papeles en Día de entrenamiento, puede darle un volantazo a todo el asunto, lo que me lleva a aclarar que, ojo, inicialmente, Los siete magníficos era un proyecto de Brynner para el lucimiento de Brynner, es decir, que la idea era referenciar al personaje de Chris como protagonista principal, epicentro de los mercenarios que acudena proteger la aldea mejicana. 
Lo que pasa es que Brynner no contaba con que el puñado de tipos que había elegido como compañeros de viaje estuviera en ese momento en pleno proceso de despegue hacia el estrellato, como ocurrió con McQueen, Charles Bronson y James Coburn.
Creo que la versión de Antoine Fuqua puede volver a poner el asunto con Chris-Denzel como motor central. Lo cual es bueno. Me gusta que los remakes tengan su propia personalidad sin ser sólo una copia que le echa las babas a la película original. 
Pero, vamos, quede claro que aquí lo esencial es el "factor Denzel".
 

No hay comentarios: