lunes, 18 de abril de 2016

CAPITÁN AMÉRICA: EL CAPI-LOBO HA VUELTO CON TONO SETENTERO

El cómic me llegó a las manos de rebote, a través del compinche @Telly_chavalas, como tantas otras oportunidades en viñetas, y como no me ha hecho la menor gracia hasta ahora el cambio de Steve Rogers por el Halcón, empecé a leerlo con suspicacia. Pero me quedé inesperadamente enganchado a su desparrame exhibicionista y su inclinación a convertir al nuevo Capitán América en algo más que un híbrido con Sam Wilson, el Halcón, y el Escudo del Capi auténtico. El giro de cachondeo que le ha dado al personaje Nick Spencer asociado con los dibujos de Daniel Acuña acercnado el argumento al cine setentero de blaxploitation con el personajed de Misty Knight, que tiene mucho potencial, y mezclándolo con un concepto disparatado de homenaje a la novela La isla del Doctor Moreau de H. G. Wells, me ha hecho gracia y creo que es fiel al espíritu de evasión sin complejos ni pretensiones que tenían los comics de superhéroes en los setenta. Ese Capi-Halcón-Licántropo que se rasca las pulgas es suficientemente friqui para convencerme de que compre un tercer número a ver si siguen entreteniéndome, que es lo que busco en este cómic. Me vale con eso. Bueno, y además Acuña dibuja a Steve Rogers con el careto de Charlton Heston... 
Lo dicho: suficientemente friqui para darle cancha a ver cómo se lo montan en los siguientes números.
Además reconozco que la portarda de homenaje al gran maestro Richard Corben me ha ganado. Mucho. 

No hay comentarios: