sábado, 26 de marzo de 2016

PUÑO DE HIERRO

Me preguntan en Twitter qué me parece la Marvel posterior a las últimas Secret Wars y he tenido que contestar citando al compinche , abro comillas: "A la Marvel no la conoce ya ni la madre que la parió". 
 
Dicho lo anterior, y sin ánimo de ponerme nostálgico, que no es el caso (siempre he pensado que si miras mucho hacia lo que pasó ayer acabas atizándote un leñazo con una farola que no vistes venir por delante), lo cierto es que la Marvel tuneada por la vía de lo políticamente correcto, los cupos, los grupos de presión, los lobbies, etcétera, se está convirtiendo en una desconocida para quienes llevamos años leyendo cómics de la editorial. Vamos que, como afirma Telly Chavalas, ya no la conoce ni la madre que la parió. 
 
Así que le he pedido prestado precisamente a Telly un tochal de Puño de Hierro para desintoxicarme de tanta novedad metida con calzador y tanto cambio de personaje (ahora resulta que Spiderman es una especie de Tony Stark en pobre, por ejemplo, y lo dicen en el propio diálogo del último número que se ha publicado del personaje en España... Hulk ya no es Bruce Banner, el Capitán América... de eso mejor ni hablo, Thor no es Thor, Lobezno se ha muerto y cuando no es Lobezna es un Old Man Logan raro, etcétera, etcétera, etcétera. 
Lo dicho: ni la madre que la parió. 
 
Así que he rebuscado en esta otra colección setentera un poco de oxígeno del pasado, de cuando Marvel no sólo recogía el testigo de los últimos éxitos del cine de acción en el territorio de las artes marciales y el cine de blaxploitation, sino que encima los mejoraba, le daba cuarenta vueltas a las series de televisión del momento y encima te ofrecía posibilidades de desbordante imaginación que no podías ver en la pantalla grande. 
 
En la colección de Puño de Hierro se dieron cita elementos del cine de artes marciales con historias y personajes propios del cine de blaxploitation, a los que se añadió una clave de aventuras, viñetas totalmente psicodélicas, reivindicación anticipada de las féminas como personajes más completos para el cine de acción de lo que eran en ese momento en el cine y la televisión, y otros muchos elementos que nos hicieron pasar muy buenos ratos a muchos cuando éramos más jóvenes y que he comprobado todavía hoy pueden seguir funcionando muy bien. 
 
De hecho, hay elementos que he redescubierto en este tochal de Puño de Hierro que me parece forman parte del alma de narración que anima a las series Netflix sobre personajes como Jessica Jones, Daredevil, el Castigador... 
 
El principio de muchas cosas estaba en estos comics setenteros y en personajes como Puño de Hierro, Luke Cage, alias Powerman, Pantera Negra, el Halcón, Nick Furia... 
 
Eran otros tiempos, pero merece la pena echarles un vistazo de recuperación, porque son muy distintos a esa oleada de corrección política que está convirtiendo los comics en comida light sin cafeína para los hipsters-zombis de nuestros días. 
¡Qué asco que me da todo, joder!

No hay comentarios: