domingo, 14 de febrero de 2016

BAFTA Y EL RENACIDO: MI OPINIÓN SOBRE LOS PREMIOS

Los BAFTA, premios del cine británico, se han entregado esta tarde-noche en Londres, y he alucinado bastante con varias cosas. 
Por ejemplo, me he quedado a cuadros viendo el mal envejecer que ha tenido Kate Capshaw, la actual señora de Spielberg, aquella rubia de impacto, pero algo gritona, de Indiana Jones y el Templo maldito. 
También me ha dejado a cuadros que premien a John Boyega como revelación por Star Wars episido VII, cuando todo el que tenga ojos en la cara sabe que la verdadera revelación de la película ha sido Daisy Ridley, en todos los conceptos. 
Más de acuerdo estoy con que le den el premio a la mejor secundaria a Kate Winslet por Steve Jobs, porque es un trabajo más esforzado y competente de lo que pueda parecer a quienes apuestan más por la pirotecnia y lo evidente. 
Lo del premio a Del revés como mejor película de animación estaba cantado, así que no es una gran sorpresa, ni mucho menos. 
Mark Rylance como actor de reparto por El puente de los espías me parece coherente. 
El montaje para Mad Max, que también se lleva el premio a vestuario, me convence, lo mismo que los efectos especiales para Star Wars. Lo de premiar el armario de Mad Max me parece original, menos obvio de lo previsto. Me pasa lo mismo con el premio que ha ganado al mejor diseño de producción. Lo aplaudo. Es plano de la ciudadela que me recordó uno parecido en Metrópolis, de Fritz Lang, te mete de cabeza en la película. Y lo del premio en maquillaje y peluquería, también muy acertado. Los pelos del malo exigían ese premio. 
En esto de los premios lo obvio sólo contribuye a hacer aún más aburridas unas ceremonias que siempre duran más de lo conveniente, se pongan como se pongan. Total, para entregar un puñado de premios no hace falta aburrir a las ovejas con largos discursillos, panfletarias exhibiciones de egos apostando por sus causas favoritas, o interminables listas de agradecimientos con poca gracia y que deberían ser esencialmente privadas. 
La cosa esta de los premios, cuanto más rápido, mejor. Un metesaca sin entretenerse mucho. Si además da igual, premien a quien premien, nunca va a llover premio al gusto de todo el mundo, y la injusticia campa por sus respetos. Apliquen esto mismo a cualquier otro premio que pueda entregarse en estas fechas. 
Mejor guión adaptado a La gran apuesta me parece bien, sobre todo por la manera de manejar el laberinto de información sobre el tema central, pero creo que en cualquier otro año se lo habría llevado Aaron Sorkin por Steve Jobs. Dejando de lado mi afición por los trasbajos de Sorkin -El Ala oeste de la Casa Blanca, The Newsroom, etcétera-, reconozco que cocinar el guión de La gran apuesta para que funcione con la fluidez que tiene el relato es todo un logro, así que me vale. 
Guión original Spolight, me vale. Es el Todos los hombres del presidente de este año y una de suspense muy bien construida. 
Iñárritu como mejor director por El renacido me parece muy bien. Le ha devuelto al cine su verdadera naturaleza de espectáculo en pantalla grande sin perder contenido ni autoría. Un logro.  
Mejor actriz Brie Larson por La habitación me parece un soplo de aire fresco, con permiso de la Alicia Vikander de La chica danesa. 
Di Caprio mejor actor por El renacido era previsible, aunque Fassbender hace un trabajo más sobrio pero brillante como Steve Jobs. Por cierto, ojo a los actores que cita Di Caprio como influencia: Tom Courtenay, Daniel Day Lewis y Gary Oldman.
Mejor película El Renacido. Lo dicho, la más notable del año y una posible campeona en los Oscar. 
Y sólo se puede ver en su perfecta integridad en la pantalla más grande que puendan encontrar. 
Es el retorno del cine épico a toda pastilla, nivel Apocalypse Now...


 

No hay comentarios: