sábado, 21 de noviembre de 2015

TROYA CAÍDA DE UNA CIUDAD: NUEVA SERIE EN LA BBC

BBC está preparando una serie sobre el asedio y ataque de la ciudad de Troya que tuvo a Odiseo, alias Ulises, ocupado en el asedio durante diez largos años de guerra, separado de su Penélope y su telar destejido cada noche. Sí, hablo del mismo Ulises, Odiseo, que concibió la trampa del caballo trucado y les metió a los troyanos un comando tras los muros para abrir paso al ataque final de los griegos. En definitiva todo eso que para mi gusto no estaba tan valorado como debiera en la última versión cinematográfica protagonizada por Brad Pitt, donde me dio la impresión de que toda la épica de Homero se había diluido en un despliegue de batallas por ordenador en plan  videojuego, los Mirmidones estaban desaprovechados, Légolas-Bloom se había quitado las orejas puntiagudas de elfo para hacerse pasar por Paris y encamarse con Elena, pero estaba tan perdido y fuera de juego como en El reino de los cielos de Ridley Scott, y sólo me creí de verdad a Diane Kruger como Elena, Eric Bana como Héctor, Peter O´Toole como Príamo y Brian Cox y Brendan Gleeson  interpretando a Agamenón y Menelao como lo que probablemente eran: dos proto-mafiosos reciclados en reyes dispuestos a apropiarse del territorio de una banda ajena utilizando cualquier pretexto de tipo venéreo y visceral para echar a la competencia de una patada.

Una pena que en su Troya a Wolgang Petersen, director de una de las mejores películas de submarinos de la historia del cine, El Submarino, no le dejaran sacar adelante por completo toda esa visión del asunto como una pelea mafiosa épica en plan macarra, en plan Peaky Blinders, y que le colaran el rollete de los poco creíbles enredos sentimentales de Aquiles-Pitt en plan Romeo y Julieta con la fémina troyana (cortina de humo para evitar aclarar que en realidad se estaba tirando a Patroclo… Este Hollywood, siempre tan apegado a su colección de tabúes.

El punto de vista mafiosete del asunto, ese tira y afloja entre Héctor y esa especie de hermanos Kray corneados que eran Agamenón y Menelao, mosqueados porque el golfete Paris les ha birlado a su flapper favorita, Elena, era una aproximación mucho más interesante que ver el poco creíble, y con muy poca química, enredo romántico de Bloom y Kruger (esta Kruger-Elena le venía tan grande a Légolas-Bloom como ya le vino Eva Green en El reino de los cielos, consecuencia de hacer el casting pensando en la popularidad  de la estrella de moda, en lugar de en si puede, o no, ocuparse del papel que le toca). Así que, en el empeño por vender entradas a las y los coleccionistas de amores imposibles y poco creíbles, nos enchufaron la farsa del Aquiles-Pitt enamorado y sin salir del armario y el Paris superado por una Kruger-Elena de bandera que le daba cien vueltas.

Vale. Y se preguntaran: ¿qué demonios tiene que ver todo esto con el rollete de Ulises que nos has soltado al principio, colega?

Pues que Ulises no estaba. O casi no estaba. Ulises, Odiseo, era Sean Bean, totalmente perdido en el asunto, apareciendo y desapareciendo  en el reparto coral como el río Guadiana, apenas entrevisto…

Mi puñetero personaje favorito de toda esa peripecia… ¡y casi no sale!

Total, que ahora cruzo los dedos porque la BBC ponga las cosas en su sitio y le devuelva a la Ilíada el brillo épico que siempre ha tenido. Me fío de ellos.

La serie se titulará Troy: Fall Of A City, y su creador es David Farr, lo cual es toda una garantía porque a él se debe la serie británica Spooks, en la que ya ha dado muestras de su habilidad para tratar el enredo geopolítico y la lucha de poder que debe primar en toda adaptación de la caída de Troya para que sea realmente interesante, y no sólo un culebrón romántico más o menos espectacular. Para que quede más claro y se hagan una idea, Spooks es la serie “madre” de la que sale la película Doble identidad: jaque al MI5, de la que ya he hablado en este mismo blog: https://migueljuanpayancine.blogspot.com.es/2015/09/doble-identidad-jaque-al-mi5-spooks.html

De manera que este señor tiene toda mi confianza para abordar Troya como serie, y además en producción británica, otra garantía para no caer en los tópicos que suelen asomar las orejillas en la visión del mundo etnocéntricamente viciada de las producciones estadounidenses.

La sinopsis de la serie la define así: La historia de la guerra entre Grecia y Troya es una historia épica de amor, venganza, intriga y derramamiento de sangre. Contada desde la perspectiva de la familia de Troya en el corazón del estado de sitio, se remonta a los orígenes de la saga: el juicio de Paris, su fuga apasionada con Elena, y la profecía malhadada que rodea su nacimiento”.

Vamos que el han metido un filtro de William Shakespeare a todo el asunto. O similar.

Según Farr en Troya, caída de una ciudad, pretende captar “en toda su riqueza emocional, los efectos de la guerra y el efecto de los horrores del asedio y la toma de la ciudad en una familia. Aunque es una de las historias más antiguas de Europa, tristemente hoy es muy actual”.

No hay comentarios: