viernes, 20 de noviembre de 2015

CAPITÁN AMÉRICA Y EL HALCÓN: CÓMO FORNICARSE DOS PERSONAJES DE UNA SOLA TACADA

Han pasado ya un buen puñado de meses y sigue sin convencerme nada de nada El Halcón como nuevo Capitán América de la Marvel. 
Ya, ya entiendo que con la que está cayendo ahora mismo a nivel nacional e internacional no está la cosa para estas reflexiones friquis, pero, a ver, también a mí acaban de joderme la escucha de Stormbringer de Deep Purple para meterme un anuncio gilipollas de listas musicales para que la gente se las lleve a quemar calorías en el gimnasio y no me quejo. 
Música mala, además, hay que joderse. 
Escuchando eso no levanto ni el dedo índice para saludar a las pesas... 
En fín, volviendo al asunto del sustituto del Capitán América, el asunto es puro postureo políticamente correcto. Y además han jodido no uno, sino dos personajes.  
De una sola tacada. 
Porque no es que se hayan cargado al Capi con la tontada esa de que se vuelva viejuno, sino que además se han cargado al Halcón, que estaba perfecto en su personaje habitual. 
 
A ver si alguien me explica para que demonios necesita pillar el escudo del Capi y cambiarse el nombre cuando se las había apañado cojonudamente bien como personaje independiente. 
Habrá quien defienda ese cambio como una evolución, pero yo prefiero mirarlo como lo que es: una abducción en toda regla de uno de los más carismáticos personajes de la Marvel para convertirlo en otra cosa que como suele decirse no es ni carne ni pescado. 
El Halcón necesitaba tanto el escudo del Capi como darse un martillazo en un huevo con el Mjolnir de Thor. 
Es mi opinión. 

No hay comentarios: