lunes, 9 de noviembre de 2015

BATMAN, EL CABALLERO OSCURO

 
Esta mañana ando de limpieza en la Payáncueva y me he tropezadocon unas fotos que quería compartir con el personal. 
El caballero oscuro. 
Sigo pensando que es la mejor película de las tres que ha dirigido Christopher Nolan sobre el personaje de Batman, y el motor sobre el que sigue funcionando una parte importante de la invasión de superhéroes que vive el cine comercial y de evasión de nuestros días, en cualquiera de sus frentes. Y por supuesto también la televisión. No hay más que pensar en series como Gotham, Flash o Arrow, cada cual en su línea, para advertir las huellas y la influencia que, por uno u otro camino, ha tenido la película de Nolan en ellas. Y digo “la” película de Nolan. Porque cualquiera puede darse cuenta de que fue El caballero oscuro, y no Batman Begins o El caballero oscuro, la leyenda renace, la película que puso en movimiento toda esa maquinaria que todavía hoy alimenta proyectos como Batman v Superman, Suicide Squad, etcétera. 
La influencia del éxito de la película de Nolan se extiende incluso a la inmediata competencia, Marvel, que varios meses antes del estreno de El caballero oscuro había puesto en la cartelera Iron Man, la película que iba a servir como punto de partida para su construcción de la primera fase de sus producciones culminada con Vengadores. Es obvio que Marvel se adelantó en varios meses a DC/Warner en ese primer movimiento de asentamiento de los superhéroes como nuevas estrellas de las franquicias cinematográficas del cine de evasión y explotación estadounidense, y que de hecho ya tenía trazados sus planes para llevar a cabo la primera oleada de desembarco de sus personajes en el cine, pero no es menos cierto que sin el éxito comercial arrollador y en todo el mundo de El caballero oscuro de Nolan dicha invasión quizá habría sido más compleja.
Así que en mi opinión, fue la película de Nolan la que, para bien y para mal, cambió las reglas del juego en el cine de explotación y evasión estadounidense y puso el mantel para la mesa en la que ahora se está sirviendo el banquete de los superhéroes en el cine y la televisión.
Esto es lo que he venido a recordar cuando me he tropezado con estas fotos de una película que fue uno de esos raros y mágicos momentos del cine en el que, de repente, todo parece encajar dentro de un mismo proyecto que está en el momento y en el lugar más oportuno para cambiar la historia y las estrategias comerciales de la industria audiovisual. 
Encajaban hasta los diseños de los rebuscados vehículos que maneja Batman. 
Lo cual la convierte, sin duda, en una película histórica, independientemente de lo que piensen sus defensores y sus detractores. Al margen de los nolanistas y los antinolanistas, El caballero oscuro es una pieza básica para explicar el cine y la televisión de nuestros días.

No hay comentarios: