martes, 27 de octubre de 2015

THE WALKING DEAD MEJORA MUCHO EN LA SEXTA TEMPORADA

Les han hecho falta seis temporadas, pero al final parece que le han pillado el punto a lo que muchos esperábamos que fuera la serie The Walking Dead desde que empezó a emitirse. Menos charleta, menos filosofar, menos recrearse en la palabra y en definitiva, más “acción zombi” propiamente dicha. En los tres primeros capítulos de la temporada seis, finalmente, consiguen ponerse a tono con lo que empezaron siendo las películas de zombis años ha, desde que a finales de los años sesenta George A. Romero creó este nuevo tipo de antagonista del terror, este nuevo tipo de amenaza, este nuevo tipo de monstruo, con su película La noche de los muertos vivientes. 
Naturalmente que en los comics hablan mucho, que tienen mucho diálogo, que siguen la pauta que ha seguido la serie, para exasperación de muchos espectadores, durante las cinco temporadas anteriores. Pero los cómics son cómics, y los capítulos de televisión son, deben ser, otra cosa distinta. En el reino de la adaptación lo primero que hay que tener en cuenta es que en el cine y la televisión, o dicho de otro modo, en el ocio audiovisual, domina la imagen sobre la palabra. Y del mismo modo que el teatro es el reino de la palabra, el cine y la televisión son, o deben ser, el reino de la imagen. Y el cómic está a caballo de ambas opciones. Por eso bienvenidos son los diálogos y la palabra en el reino de las viñetas, y lo digo como lector de los cómics de The Walking Dead desde su número uno, es decir, desde mucho antes de que ni siquiera se hablara de una adaptación televisiva. Pero en los capítulos de la serie, hasta esta sexta temporada, se dedicaban más a rajar que los zombis propiamente dicho. 
Por eso me he esperado para comentar nada de esta tercera temporada al menos hasta ver los tres primeros capítulos. No me fiaba. De hecho, todavía no me fío. Y cuando vi a una de las protagonistas en el capítulo dos preparando pasteles, me dije: ya está, ya se han cargado las buenas vibraciones del primer capítulo. Pero no. Aquello lo arreglaron, siguiendo en la misma línea que parecen haberse trazado al menos para la apertura de esta temporada seis, que está dominada sobre todo por la “acción zombi” propiamente dicha. 
Además, y esto es algo que sí han venido haciendo siempre para beneficio de la serie, en el capítulo tres demuestran que quienes seguimos los cómics no debemos dar nada por supuesto, y que lo que en los mismos ocurra no tiene por qué ocurrir igual, o a los mismos personajes, en la serie de televisión. Que se aparten del material de origen en este caso me parece positivo, porque de este modo abren paso a la intriga y el suspense, a lo imprevisto. Y lo de hoy, la sorpresa de hoy, ha sido de las mejores que ha venido proponiendo la serie desde que comenzó. Incluso puede que haya sido uno de los mejores momentos, una de las mejores muertes, de toda la serie desde la temporada uno.En esta línea, me apunto a seguir The Walking Dead, como premio a la paciencia que como muchos otros he tenido con el exceso de la palabra en las temporadas anteriores.Se diría que finalmente han entendido lo que el personal espera de una serie sobre zombis, algo muy sencillo: zombis.Habitualmente The Walking Dead era una serie de zombis casi sin zombis. En estos tres primeros capítulos de la sexta temporada eso ha cambiado radicalmente para mejor. Hay zombis a montones. Lo que me pregunto es cuánto tiempo van a poder mantener este ritmo de zombificación en los capítulos que vienen. Pero mientras dure, habrá que disfrutarlo.

No hay comentarios: