sábado, 17 de octubre de 2015

SUPERMAN FUERA DE CONTROL

Claro: te matan, luego resucitas y resulta que aparece un cadáver de otro en tu tumba, y te arrea un cabreo de tal magnitud que te vas a tocarle las narices al propio Darkseid. 
Que ya son ganas de jugarse el cuello. 
Lo cual me recuerda que siempre que veo una viñeta con Darkseid en los tebeos de la DC me da por acordarme de Thanos en la Marvel. 
No me hagan caso. Cosas mías. 
El caso es que todo eso le pasa a Superman en un cómic que me he agenciado esta mañana por 1 euro en Alcampo, junto con una cuantas películas jugosas, también a 1 euro por unidad, de las que ya iré contando cosas en otros post. 
 
El caso es que yo iba a comprarme unas botas en una zapatería cercana y a preguntar en la tienda de móviles por el trasto que tengo encargado hace dos semanas y que todavía no me han podido vender porque dicen que tienen la red no operativa... desde hace siete u ocho días... 
En definitiva: que el cómic, las películas y las bota se han venido para casa acompañadas de un café con porrass que me he regalado por el camino (segundo desayuno sabatino, lo he bautizado), pero el teléfono se ha quedado donde estaba, esto es, en la tienda, porque la red seguía sin funcionar. 
Lo cual que se me están quitando las ganas de comprarlo y lo mismo tiro con lo que tengo, que más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. 
Volviendo al cómic, de los más curiosos de esa etapa con el Supermán melenudo de los noventa. Guión de Karl Kesel y lápices de Barry Kitson. 
Además ver al supuestamente impoluto Supermán perdiendo los nervios, o el "oremus", siempre es divertido. 

No hay comentarios: