martes, 20 de octubre de 2015

STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA. MI ESCENA CLAVE DEL TRAILER

Anda revuelto el personal con el trailer de El despertar de la fuerza, el Episodio VII de Star Wars dirigido por J.J. Abrams, y la verdad es que después de verlo (dos veces), he llegado a la conclusión de que en todo el bombardeo de imágenes que nos propone hay suficiente material como para mantener el optimismo. Creo que va a ser un arranque notable de renovación de la franquicia.
Lo curioso es que la imagen que más me ha convencido de ello no es precisamente ninguna de las más espectaculares, ni siquiera está entre las que más sugieren, en mi opinión, lo que puede llegar a ser la película: no es la de Harrison Ford diciendo que todo fue verdad, ni la de la mano que se acerca a R2D2, ni la de los stormtroopers, ni la del juramento ante el cráneo de Darth Vader... 
No señor. La imagen del trailer que más confianza me ha dado es una de las más sencillas, pero al mismo tiempo en mi opinión de las más significativas. Es significativa porque, a pesar de que puede pasar incluso desapercibida, es de las que encierran dónde va a estar realmente el pulso de este episodio VII: en la llegada de los nuevos personajes, en la renovación con la nueva generación, en el legado y el relevo del protagonismo. De cómo funcionen éstos personajes depende todo lo demás. Porque obviamente al resto de las claves del relato (Halcón Milenario, Chewbacca. Han, Leia, R2D2, etcétera) se les presupone ya un previsible poder evocador de la mitología clásica de la saga. 
La imagen que resume dónde se la va a jugar J.J. Abrams, cuál es el reto y el territorio comanche de su apuesta, es la que muestra el encuentro en pleno momento de acción entre Oscar Isaac y John Boyega. 
Ese cruce de caminos. 
Ahí está la clave. Y al ver ese plano mis tripas me han dicho que la cosa puede funcionar. 
Pueden llamarlo instinto. 
Confío en no equivocarme. 
 

No hay comentarios: