sábado, 17 de octubre de 2015

GRUPO SALVAJE: LA MEJOR BRÚJULA PARA PERSEGUIDOS Y PARA PERSEGUIDORES

Ayer por la noche regresé una vez más a Grupo salvaje. Una de esas películas que es todo un mundo.  Si me obligaran a elegir una sola película de todas las que he visto en mi vida, sería ésta. Sin duda.

He vuelto a la batalla del Porche Sangriento. Sospecho que desde que estuve allí por primera vez nunca he dejado ese lugar. Me quedé allí atrapado con Pike, Dutch, Lyle, Tector, Ángel, el general Mapache y sus muchachos.

Grupo salvaje ha cambiado la vida de mucha gente. El cine de Peckimpah tenía esa magia que sólo tiene el cine de los grandes directores.

Recuerdo perfectamente que después de ver Grupo salvaje fue cuando empecé a mirar y entender el cine de otro modo.

Así que fue un punto de partida para muchas de las decisiones que he tomado a partir de ese momento.

Ayer me percaté con cierta sorpresa de que he olvidado ya el número de veces que la he visto. He perdido la cuenta, como suele decirse. Supongo que casi tantas veces como años hace desde que la descubrí por primera vez en un cine de programa doble cercano a la estación de Metro de Pacífico, cuyo nombre también he olvidado. Suelo verla una vez al año. A veces incluso dos. O más. 
Dependiendo de si necesito volver a encontrar el camino que quiero recorrer. 
Dependiendo de la cantidad de veces que me pierda, o me hagan perderme otros. 
Es la película que más repito para recordarme de vez en cuando qué es lo que realmente importa.

Si me pierdo basta echarle otro vistazo a Grupo salvaje. 
Es la mejor brújula que conozco. 
No es extraño que tenga la Payáncueva bien vigilada por Pike y sus muchachos con una versión del poster que me dibujó hace años el colega Telly Chavalas y el póster español de la película que me regaló Juanjo Ocio, alumno del primer curso de Géneros cinematográficos que impartí en la escuela de cine TAI en la que trabajo. Dicho sea de paso Juanjo dirigió luego un muy buen documental sobre el rock en España, titulado Hispanic Stomp! ¿Dónde está el rock´n´roll? que recomiendo desde aquí a todos los aficionados al asunto (se puede ver en youtube: https://youtu.be/2sPaEIy5_fs).
El grupo salvaje de Peckimpah es toda la protección que necesito para no volverme del todo imbécil en los laberintos kafkianos de nuestros días, más siniestros y peligrosos que el Porche Sangriento. 
Y cuando las cosas vengan jodidas, siempre puedo recordar lo que le dice Pike a Dutch: Yo no lo haría de ninguna otra manera.

No hay comentarios: