jueves, 8 de octubre de 2015

GOTHAM EPISODIO 3 DE LA SEGUNDA TEMPORADA: ¡CON UN PAR!

Lo que he visto en el episodio 3 de la segunda temporada de Gotham no es otra cosa que lo que define a esta serie desde que comenzó a emitirse su primera temporada: ¡agallas para arriesgarse y sorprender!
Hacer lo impensable, lo imprevisto. 
Quemar las naves que haga falta quemar para llegar al objetivo. 
¿Cuál es ese objetivo? 
Impedir que el espectador se acomode y empiece a esperar más de lo mismo cada semana. 
Un revulsivo. 
Un calambrazo de pelotas en cada capítulo. 
Naturalmente, eso significa correr riesgos. Toda buena serie implica riesgos. Cuando una serie no corre riesgos acaba repitiéndose hasta hacerse cansina. Les pasa a todas. Sólo es cuestión de que acumulen capítulos suficientes. 
Pero todavía eso parece estar muy lejos en Gotham. 
Me refiero con todo esto, naturalmente, al personaje del Joker. La estrella de esta segunda tamporada. El gran descubrimiento. La novedad absolutamente arrolladora que sin embargo, detalle a tener en cuenta, no por ser un auténtico huracán estaba llegando a barrer al resto de las piezas del tablero. 
Detalle a tener en cuenta: el resto de los personajes seguía siendo interesante, como demuestra precisamente este capítulo 3 que con su desenlace nos ha sorprendido tanto a todos. 
¿Que no nos gusta? ¿Que queríamos más por ese camino? ¿Que esperábamos otra cosa?
Por supuesto. 
¿Que están corriendo un riesgo tremendo haciendo lo que han hecho? 
Obvio. 
Pero estos riesgos son la salsa que le da personalidad a la serie. Estos riesgos son lo que hace que Gotham no sea Arrow ni se adormezca en la complacencia de sí misma como le ocurrió a la segunda temporada de True Detective a partir del capítulo 6. 
Es pronto para que nosotros sepamos cómo van a salir de este huerto. Pero yo apuesto a que ellos ya tienen una buena salida. 
Confío en la habilidad de estos tipos, basándome en todo lo que han hecho hasta ahora. 
Y en las agallas que han demostrado en este tercer capítulo. 
Valoro mucho que corriendo ese riesgo nos hayan puesto a todos en la cuerda floja. 
Y estoy deseando ver cómo demonios salen del lío. 
Además, les doy las gracias para no amodorrarse en su propio éxito y seguir apostando por ser una serie con un par de pelotas u ovarios, elijan los atributos que más les gusten, que para esto de echarle valor a las cosas no hace falta distinguir entre unos y otras. 
 

No hay comentarios: