sábado, 24 de octubre de 2015

BLACK MASS EL RETORNO DEL GANSTER SIN EDULCORAR


Black Mass trae de vuelta el cine de gánster con sus mejores galas a la cartelera.           
Un Johnny Depp a medio camino entre un James Dean maduro y cabreado y un Jack Nicholson de Infiltrados rejuvenecido. Un personaje, el suyo, que tiene un arco de desarrollo interesante desde el típico matón de barrio con aspiraciones y familia a asesino despiadado, depredador urbano que merece figurar en la galería más siniestras del crimen organizado. 
Me gusta que finalmente el gánster SIN EDULCORAR vuelva a adquirir protagonismo sin que tenga que pasar previamente por ese proceso de tuneado, chapa y pintura moral, de “robinhoodianismo” que ha marcado este tipo de historias y el subgénero de gánster durante toda su historia, desde que James Cagney era la principal estrella del asunto en su primera etapa dentro del asunto. Me gusta que este Bulguer sea, cinematográficamente hablando (la realidad siempre es otra cosa, quizá más interesante, o no, pero en todo caso, otra cosa que no tiene por qué ser cine) un descendiente más cercano a la visión del gánster clásica que proponían las películas protagonizadas por Edward G. Robinson en películas como Hampa dorada

Aquel Rico, alias Pequeño César, que tan bien había retratado en la novela W.R. Burnett, más que el Robin Hood arrastrado al crimen por rechazo social que solía interpretar Cagney en títulos no obstante muy recomendables, aunque a mí me gusten menos, como El enemigo público
Porque, miren ustedes, esto del maquillado del gánster para convertirlo de villano en antihéroe maltratado por el sistema tiene miga y además siempre me ha sonado a farsa, especialmente teniendo en cuenta que todas estas películas clásicas, por exigencia del código de autocensura de las productoras, tenían que vivir en un territorio moral ambiguo que exiliaba del relato la parte más oscura de esas conductas criminales, que como suele suceder es la más interesante desde un punto de vista narrativo y de cara a la construcción dramática, porque reflejan la parte de monstruo y oscura que todos los espectadores y espectadoras llevamos dentro. Edward G. Robinson se acercaba más a ese lado más vesánico y cruel del gánster, al menos antes de que tras convertirlo en estrella por ese camino y con ese etiquetado, los grandes estudios decidieran someterse a los códigos de autocensura y lo reconvirtieran en fiscal, policía, cazador de nazis (el propio Orson Welles tragó con esa trampa en El extraño, película que no obstante me parece una joya del género de intriga), o cualquier otra función susceptible de domesticar a la bestia. 
Por eso me fue especialmente grato volver a reencontrarme con el Edward G. Robinson en todo su esplendor de animal violento y cabrón en una de las películas que bien podrían ser tatarabuelas de esta de Black Mass que ha interpretado Depp ahora: Cayo Largo, dirigida por John Huston en 1948, un antecedente remoto de los momentos inquietantes de Depp/Bulguer con la esposa del agente del FBI interpretado en Black Mass por Joel Edgerton. 
Para ver algo similar en la galería de gánster de James Cagney hay que esperar hasta su Cody Jarrett en Al rojo vivo, dirigida por Raoul Walsh en 1949. Otra joya del cine. Otro posible antecedente para esta visión del gánster total, sin castrar ni domesticar, en plena ebullición, al que Martin Scorsese rindió tan oportuno homenaje con las interpretaciones de Joe Pesci en Uno de los nuestros y Casino.

Bien, pues por ahí van los tiros con esta historia de Bulguer. Pero no se confundan: esto no es El precio del poder con Brian De Palma de director y Al Pacino desatándose magistralmente como bestia del caos en imitación final del Cagney de Al rojo vivo
No estamos en esa etapa del cine, no estamos en esa onda de mitificación cinematográfica de los clásicos. Esto es otra cosa, y caso de buscarle parentela estaría más próxima al cine de Sidney Lumet, por ejemplo. De eso y de muchas otras cosas sobre reparto, rendimiento de actores, planificación, etcétera, hablo en mi crítica para la página web de Acción: http://www.accioncine.es/reportajes/criticas-proximos-estrenos/3730-black-mass-xxxx

No hay comentarios: