miércoles, 30 de septiembre de 2015

TARANTINO TODAVÍA USA CINTAS DE VÍDEO

La bestia internet es una bestia hambrienta cuyo apetito de nuevos titulares nunca cesa, con una necesidad de noticias, rumores, cotilleos o llegado el caso infundios (les recomiendo que lean mi artículo Hollywood en el último número de la revista Acción), nunca cesa. 
Así que cualquier cosa vale, y de repente un simple comentario se convierte en noticia. Por ejemplo que a Quentin Tarantino no le gusta el streaming, que no ve Netflix y que todavía usa cintas de vídeo. 
Es lógico porque generacionalmente podríamos decir que es el "abuelo" de la "generación del vídeo" de los nuevos (bueno, a ver, ya no tan nuevos, o por lo menos ya no tan jóvenes) cineastas estadounidenses. 
Personalmente me parece muy bien que Tarantino siga utilizando el vídeo. Yo también lo hago. Pero lógicamente que yo siga utilizando vídeos no es noticia más que para quienes tienen la paciencia de seguirme en este blog. 
Personalmente me interesa más el hecho de que esas declaraciones las haya hecho en una de las entrevistas que nutren un libro que tiene buena pinta:I Lost it at the Video Store: A Filmmaker´s Oral History of a Vanished Era, de Tom Roston.
Concretamente Tarantino dijo: "No me emociona el streaming en absoluto. Y no puedo ver una película en un ordenador portátil. No uso Netflix". 
Hombre, tampoco hay que ponerse radical. Yo si se trata de ver películas o leer libros, me vale todo. Mi hambre de películas y vídeo supera incluso el hambre de noticias, rumores e infundios de internet. 
Así que voy a dejar aquí mi propio homenaje a las cintas de vídeo que tengo en mi colección, que además sospecho que también debe ser una de las favoritas en la videoteca de Quentin Tarantino, porque como siempre digo, el VHS no se rinde. 
Pero aviso que estoy deseando ver qué han hecho en Netflix con Daredevil y el Castigador (Punisher), por poner un ejemplo de mi infidelidad al vídeo. 



No hay comentarios: