martes, 18 de agosto de 2015

SPIDERMAN Y EL HOMBRE ÍGNEO


 El otro día estuve revolviendo cómics en la Payáncueva y me saltó a los ojos un montón de números de Spiderman que tenía olvidados por algún sitio. Entre otros, este que ahora traigo aquí me recordó por qué me gastaba el dinero en este tipo de material, y lo muy distintas que eran esas grapas respecto a las de hoy en día. En esas entregas, con un número y pico por número, y teniendo en cuenta la manera en que se contaban las tramas en aquel momento, me da la impresión de que el cómic de superhéroes, ajeno a la simbiosis con el cine, era de alguna manera más libre, estaba liberado de influencias, no sólo argumentales, sino también estéticas. Comprabas el número  y pico del mes y tenías una trama completamente distinta de cualquier cosa que pudieras ver en cine o televisión. De hecho, eran tres medios más diferenciados de lo que están hoy en día. 
 

                No es nostalgia, es que empiezo a notar que tanta sinergia entre cómic, cine, televisión y videojuego empieza a darme algo de pereza.

                Me relaja volver a leer estos cómics más sencillos, incluso los más previsibles. Su sencillez argumental no da más de lo que promete en la portada, pero siempre me apetece repasar esta etapa de Spiderman. Dicho sea de paso, no he visto nada en el cine que refleje fielmente las características de estos cómics del personaje. Al margen de lo que puedan gustar o no las películas de Sam Raimi o el reboot, ni unos ni otros consiguieron realmente llevar al cine lo más destacado del personaje. 
 Releyendo este y otros comics, sigo teniendo la misma sensación de que Raimi se fue en exceso por las ramas en lo romántico, y aunque en la primera entrega del reboot parece que tomaron más en cuenta el espíritu original del personaje en las viñetas, en la segunda entrega no les salió la jugada tan bien.

                Confiemos en que en manos de la Marvel traigan la versión cinematográfica del personaje más cerca de los cómics sin utilizarlo como rehén de historietas románticas romeojulietescas.

No hay comentarios: