domingo, 19 de julio de 2015

EXPERIMENTOS CON LA VERDAD, de Paul Auster

"En el proceso de pensar o escribir sobre uno mismo, uno se convierte en otro". 
Esta es una de las muchas reflexiones que nos regala Paul Auster en la recopilación de artículos, análisis, estudios y confesiones que integran la colección de textos incluida en el libro Experimentos con la verdad. Así que al final de leerlo, me queda la idea de que este libro es de algún modo una guía o una colección de pistas sobre la literatura que practica Auster, uno de los escritores clave de nuestro tiempo que además maneja una peculiar habilidad para transitar entre los géneros sin llegar a apostar por ninguna fórmula genérica previa, lo cual explica que no le hiciera mucha gracia ese empeño de los críticos en calificarle como autor de novela policíaca cuando sus primeras novelas salieron a la luz. 
Otro aspecto interesante del libro está en sus primeros textos, de Auster dedica a compartir con el lector distintos ejemplos de la casualidad en nuestras vidas, incorporando a los mismos un tinte autobiográfico, como si de ese modo intentara explicar el papel de ese elemento en su literatura. 
"Sí, creo que el mundo está rodeado de sucesos extraños. La realidad es mucho más misteriosa de lo que estamos dispuestos a creer", confesará en una de las entrevistas que completan el libro en su parte final y ejercen a modo de brillante desenlace para esa especie de autoconfesion de inquietudes, obsesiones, manías y reticencias que constituyen la savia que corre por la venas de este volumen curioso para los aficionados a la literatura en general e imprescindible para los adictos a pasearse por las cocinas creativas de lo literario, y aún más para los seguidores y admiradores de la obra de Auster. 
Pero además creo que el libro puede ser interesante para quienes seguimos interesados en localizar y recuperar la huella de lo literario en el cine. En el libro, Auster apunta a su colaboración con el director Wim Wenders en un proyecto cinematográfico, y por una de esas casualidades que tanto interesan al escritor, el otro día tuve la oportunidad de ver en un pase de prensa Todo saldrá bien, la última película del director, que llegará a la cartelera el próximo viernes y de la que he escrito ya una crítica que subirá serguramente mañana lunes o el martes a la página web de la revista Acción. Y lo cierto es que creo que la coincidencia de estar metido de lleno en la lectura de este libro asociada al visionado de la película de Wenders ha sido una de las casualidades más propicias para la reflexión sobre la huella de la literatura en el cine que me ha proporcionado mi doble afición por las películas y los libros. 
Wenders en su película, de hecho no sólo en Todo saldrá bien, sino en toda su filmografía, parece estar siguiendo una de las inclinaciones literarias de Auster, quien en el libro que estoy comentando apunta: "En mis libros siemrpe intento dejar suficientemente espacio en la prosa para que el lector la habite, porque en definitiva creo que es el lector, y no el autor, quien escribe el libro". 
La sinergia entre literatua y cine suele ser muy interesante a la hora de analizar la manera en que trabajan ambos medios que hoy están ya tan vinculados por influencias mutuas. 
Otra interesante reflexión de Auster: "Al final, uno no escribe los libros que necesita escribir, sino aquellos que le gustaría leer a uno mismo". 
El misterio, la coincidencia, la causalidad y la racionalidad, el pdoer de lo fortuito, hacen acto de presencia como protagonistas en este amplio recopilatorio que además incluye un análisis muy interesante sobre la poesía francesa del siglo XX que con seguridad puede hacer las delicias de los aficionados al tema. En relación a la poesía, encontramos la siguiente conclusion del escritor que nos lleva de vuelta a las relaciones entre literatura y cine: "En cierto sentido, la poesía es como tomar fotografías, mientras que la prosa es como filmar con una cámara cinematográfica. La película es el instrumento de las dos artes, pero los resultados son totalmente diferentes". 
Experimentos con la verdad es sobre todo una invitacion para compartir una serie de reflexiones y pensamientos de Auster que deben servir al lector para sacar sus propias conclusiones y reflexionar a su vez, para hacerse sus propias preguntas sin respuesta y para empezar con más ganas la lectura de la próxima novela y el visionado de la próxima película con huella literaria con las que se tropiece. 
Es el inicio de un camino con forma de rompecabezas. 


No hay comentarios: