sábado, 20 de junio de 2015

ENCUADRE Y MITO REENCONTRADO: JOAQUÍN ROMERO MARCHENT

 Llevo varios días dando un nuevo repaso a clásicos del western mediterráneo y nuevamente he disfrutado de los encuadres brillantes, de auténtica escuela de cine, de un maestro del género, Joaquin Luis Romero Marchent, en algunas de sus películas básicas de esta variante del género. 

Es pura magia como el director articula la información y los elementos del plano en los tramos finales de sus películas, El sabor de la venganza, Antes llega la muerte... 

En total coherencia con su manera de entender la traducción o el traslado de las claves visuales del western clásico estadounidense a nuevas propuestas que admiten segundas lecturas muy interesantes, Romero Marchent elabora su propuesta visual en los desenlaces siguiendo las pautas de la tragedia clásica que marca todas sus historias del oeste, de tal manera que consigue, como en su momento propuso Derrida, hacer hablar no al inconsciente del autor, sino al propio inconsciente del texto. 

Romero Marchent trabaja con elegancia clásica el abordaje del campo y fuera de campo para otorgarle dimensiones aún más épicas al desenlace de sus tramas, sacando el máximo partido al encuadre como delimitación del espacio y añadiendo el trabajo con los planos y el ángulo de cámara para darnos toda una lección magistral de cómo mirar ese espacio.Y en eso es heredero de los grandes maestros del western estadounidense, y a su vez maestro de otros directores. 

No hay comentarios: