sábado, 16 de mayo de 2015

LOBEZNO, EL DEMONIO EN LA OSCURIDAD, de Larry Hama y Mark Silvestri

Larry Hama en el guión. 
Mark Silvestri en el dibujo. 
Un depredador nocturno con dientes afilados. 
Logan/Lobezno ayudando a dos agentes de la Policía Montada del Canadá a capturar a un asesino fugitivo que ha raptado a una adolescente en las montañas donde las noches sin luna la bestia sale a cazar. 
Esos son los ingredientes que forjan uno de esos cómics clásicos de Lobezno que nos mantenían enganchados cada mes a las aventuras del mutante de las garras afiladas y que se han ido difuminando con el paso del tiempo en un abuso de reclutamiento del personaje para todo tipo de series y menesteres, agudizado por el éxito de las películas de X-Men y la encarnación del mismo que ha hecho Hugh Jackman en la pantalla grande. 
Lamentablemente el cine le hizo poco o casi ningún caso a muchas de las características más interesantes que se paseaban como estímulos para el lector en las viñetas de los cómics. 
El demonio en la oscuridad es anterior a las película de los X-Men y a Jackman. Anterior al duelo Fox/Marvel por los derechos de los mutantes en el cine. Anterior a la estúpida muerte de Lobezno que se ha inventado la Marvel, una de las muertes más tontas del cómic, como única manera para salir del enredo de extenuación de personaje y lectores por esa manía de explotar a Lobezno en múltiples productos: todo por la pasta. 
Este cómic de 1989/90 es una muestra de cómo eran las cosas antes y es un ejemplo de por qué pienso que muchas cosas de los cómics nunca podrán pasar al cine, del mismo modo que acepto que muchas cosas del cine tampoco podrán estar nunca en los cómics. 
Pero además en este cómic destacaría la muy buena utilización del flaschback que bien podrían mirarse algunos guionistas de series de televisión, sobre todo los de la serie Arrow, para tenerle más respeto a este recurso interesante y muy jugoso, pero también muy exigente en cuanto a su utilización y consecuencias en el ritmo del relato principal. 
Si lo veis por algún sitio, pilladlo: es un pequeño clásico de colección, como muchos otros comics de Lobezno de esa misma época. 

No hay comentarios: