viernes, 15 de mayo de 2015

ASIMOV, EL UNIVERSO Y LA ENERGÍA: NO SOMOS NADA

"La energía impulsa todos los cambios del Universo, participando por sí misma en esos cambios". 
"La nivelación de la energía es espontánea. Nada tiene que estimular el flujo de energía necesario para producirlo. Se equilibra por sí solo. Es autocompensador". 
"El cambio espontáneo se produce por una distribución desigual de energía que se equilibra, desde la capacidad de cambio, movimiento y trabajo, a la ausencia de tal capacidad, y cuando esa capacidad desapareciera, no se recupera de nuevo". 
"La primera ley de la termodinámica establece: el contenido de energía del Universo es constante. 
La segunda ley de la termodinámica establece: el contenido de entropía del Universo aumenta constantemente. 
Si la primera ley de la termodinámica parece indicar que el Universo es inmortal, la segunda ley nos demuestra que esa inmortalidad, es, en cierto modo, sin valor. La energía estará siempre presente, pero no siempre podrá aportar cambio, movimiento y trabajo. 
Algún día la entropía del Universo llegará a su máximo y toda la energía se equilibrará. Entonces, aunque la energía esté allí, no será posible que se produzca ningún cambio, ningún movimiento, ningún trabajo, ninguna vida, ninguna inteligencia. El Universo continuará existiendo, pero únicamente como una estatua helada del Universo. La película dejará de rodar y nosotros quedaremos para siempre con el aspecto de un "plano fijo". 
Leyendo esto que cuenta Isaac Asimov en su libro Las amenazas de nuestro mundo, ya me quedo más tranquilo. La ciencia nos demuestra que a veces le damos demasiada importancia a cosas que no la tienen, especialmente a nuestro papel en todo este baile. 
Nos creemos líderes de algo, pero en realidad sólo somos rehenes del todo. 


No hay comentarios: