domingo, 12 de abril de 2015

LOBEZNO: UN CÓMIC QUE DEBERÍAN LEER LOS GUIONISTAS DE LAS PELÍCULAS DE HUGH JACKMAN

En la sobremesa llega a mis manos, vía préstamo de Telly Chavalas (tiene su propio blog: El antro friki que Telly Chavalas, http://supertellychavalas.blogspot.com.es/, pero es un vagazo como yo y en los últimos tiempos le está metiendo más caña a manifestarse en el Twitter,). 
Me explico: mi colección de cómics se basa en que no sigo ninguna colección completa, sino sólo los tomos o números que realmente encajan con lo que considero esencial, magistral, decisivo, bueno, muy bueno, excelente... 
Toda colección tiene números buenos y números malos. Ratos buenos y ratos malos. Pero yo intento ir puliendo el asunto aprovechándome de que entre mi hermano y mi compinche Telly Chavalas me tienen bien abastecido de préstamo de cómics, porque lo compran casi todo, y así puedo afinar yo la puntería. 
Así que el colega Telly me dice que no tiene inconveniente. Que a él no le ha convencido tanto el número como a mí. Que discrepa de mi opinión. 
Yo por el contrario creo que es uno de esos números esenciales, como le explico a Telly y ahora me explico aquí también. 
En primer lugar, aunque no lo más importante, tiene dos historias dentro. 
En la primera historia, Deuda de muerte, hay robots gigantes kamikaze japoneses recuperados de la panoplia de armas secretas (en plan Steampunk) de los nipones durante la Segunda Guerra Mundial. 
También hay ninjas. 
Y está el auténtico e inimitable coronel Nick Furia (no, el clon de Samuel L. Jackson ese que se han buscado en los cómics imitando a Nick Furia no, el auténtico, the real one). 
Pero lo que es todavía mejor: la trama bordea el tema de superhéroes para funcionar como una intriga de espionaje con momentos espectaculares, batallas y destrozo incluido, pero sin que por ello deje de ser lo más importante la trama policíaca del asunto. 
Guión de David Lapham. Dibujo de David Aja.Y una portada también de Aja que de algún modo me recuerda el trabajo de Jim Steranko en los cómics de Nick Furia. Al menos creo que retiene su mismo espíritu manteniendo una personalidad propia. 
La segunda historia podría ser más floja. Eso chafaría el cómic. Pero no. Es una trama de corte policial, en clave hard boiled donde Lobezno se pasea como Logan por un retorno al pasado digno del mejor cine negro, incluyendo mujeres fatales (dos, no una), y un aire de nostalgia por el tiempo pasado que está muy bien equilibrado en todo el argumento. 
Guión de Stuart Moore, dibujo de Tomm Coker. 
Las dos historias juntas, esto es, todo el número, encajan perfectamente en un concepto de Lobezno que la segunda película de Jackman intentó explorar pero no logró desarrollar del todo satisfactoriamente. 
Tienen el mismo espíritu de mi etapa favorita del personaje, las historias tipo revista Pulp, de corte más cercano a la narrativa criminal y el cine negro, que se desarrollan en Madripur, cuando Lobezno es sobre todo Logan y responde por el nombre de "Parche". 
De paso encaja perfectamente entre mis números de Nick Furia. 
Siempre he pensado que esas historias deberían haber sido el verdadero caldo de cultivo de las películas de Lobezno en solitario. Pero después de leer este número 47 de Salvaje Lobezno dan ganas de mandárselo a Jackman y sus secuaces para que se lo lean y se limiten a adaptarlo directamente a la tercera película del personaje. 
Total, que esta noche sin falta le pago los 4,50 euros que vale al colega Telly Chavalas y me quedo con el cómic. 
Y doy al bienvenida a otra pieza interesante de mi colección en viñetas. 



No hay comentarios: