lunes, 22 de diciembre de 2014

BIG EYES, DE TIM BURTON

Teniendo en cuenta el golferío que nos rodea en lo referido a la cosa pública, en general, y la política en particular, y sacando cuentas de la cantidad de mentirosos, populistas, falsos y sinvergüenzas, creo que ir a ver el último trabajo de Tim Burton es no sólo interesante o divertido, que también, sino incluso absolutamente necesario. Lo malo es que los mismos que se dejan engañar no serán seguramente los que adviertan el paralelismo del personaje de Christoph Waltz con algunos personajes públicos y políticos de nuestros días, precisamente porque tienen la venda puesta en los ojos y no ven más allá de sus propias narices. Lástima. Nos llevarán a todos al desolladero. 
Volviendo a Big Eyes, la última crónica de la desvergüenza que nos propone el cine norteamericano, una nueva visita de Burton a los paisajes de Estados Unidos en los años cincuenta y sesenta, tiene dentro material suficiente como para ser uno de los títulos más interesantes de este tramo final del año en una cartelera tomada por lo épico, lo familiar y la comedia famiilar. 
Burton nos propone otra cosa, basándose en un caso real, que por raro que parezca consiguió tener engañados a un montón de instituciones, políticos y famosos de la época. 
Vamos que lo de los Keane y sus cuadros de niños con los ojos gigantes deja en pañales la movida del Pequeño Nicolás. 
Más o menos. 
Entre otras cosas, como, una vez más, Amy Adams...
Más pistas y datos, ahora que todavía podemos escribir, hablar y opinar libremente en este país (y que dure), los podéis encontrar en mi crítica para la página web de la revista Acción: http://www.accioncine.es/reportajes/criticas-proximos-estrenos/3175-big-eyes-xxxx

No hay comentarios: