sábado, 2 de agosto de 2014

COLECCIONISMO: LOS VHS NO SE RINDEN

Bueno, pues ahí va otra entrega de hasta qué punto soy un firme partidario de guardar los VHS como objeto de colección muy digna para todo aficionado al cine, aunque ya no los vea casi nunca porque tengo las copias en DVD. 
Coleccionando incluso versiones diferentes de la misma película, porque a los editores siempre se les ha dado bien sacarnos el dinero dos veces en lugar de quemar el negocio dándolo todo un poco más caro a la primera. 
 
Con el DVD hacen lo mismo. Y nosotros seguimos tragando.
Eso sí, no pienso comprarme BlueRay en breve, pero cuando lo haga, voy a reducir mucho mis adquisiciones en ese formato, posiblemente sólo al western, las historias policiales y el cine de ciencia ficción. Porque no hay muchas ganas de volver a comprar todo lo demás que ya tuve en VHS y compré repetido en DVD para comprar ahora una tercera copia en BlueRay, por muy mejoradas que sean las condiciones de imagen y sonido. 
Problema añadido: te quitas la tele de culo y panza gordas, las de toda la vida, te pillas una pantalla plana, pones un DVD y.... ¡la madre que la parió!: ¡¡¡¡Resulta que sale pixelado!!!
Es en ese momento cuando sales disparado por la puerta, camino de la basura en la que dejaste abandonados como trasto viejo y obsoleto tu televisor de culo gordo y panza más gorda, en el que no aparecía un puto pixel... pero el camión de la basura o alguno de los que se dedican a la busca se lo acaba de llevar... ya no está... a cambio tienes tus dvd pixelados en una pantalla plana muy pintona... 
No me hagan caso, dilemas de coleccionista malgastando su tiempo de ocio veraniego. 
Miren las fotos y piensen en otra cosa...

No hay comentarios: