martes, 19 de agosto de 2014

A SCANNER DARKLY: LA PELÍCULA DEL DÍA



Condado de Orange, California, en un futuro cercano.

La guerra interminable de América contra las drogas ha llegado a fundirse con la guerra  contra el terrorismo.  Un policía infiltrado, Bob Arctor (Keanu Reeves) empieza a espiar a sus amigos, Jim Barris (Robert Downey Jr.), Ernie Luckman (Woody Harrelson), Donna Hawthorne (Winona Ryder) y Charles Freck (Rory Cochrane) y se ve envuelto en un viaje paranoico por un mundo absurdo. 
El director, Richard Linklater, quería sobre todo reflejar el tono cómico de la novela de Dick: 
“Mantenerse fiel al libro ha sido una tarea que es mucho más difícil en el cine que en la literatura, porque la novela refleja al mismo tiempo elementos cómicos y trágicos. Yo quería que la película captase el humor y la exhuberancia del libro y que no se limitara a lo triste y trágico. Puedo asegurar que ha sido un reto enorme, pero es el corazón de la historia.  Sus relatos y novelas implican muchas veces elementos futuristas, se convierten en una fuente popular para películas. Mucha gente ha tomado algunas ideas de sus historias y las han convertido en grandes películas de acción. Pero, A Scanner Darkly es una historia diferente. No se basa en la trama, en ese sentido. Se centra, más bien, en los personajes y en lo que hacen en su mundo alternativo y lo que les pasa por la mente. Eso es lo que mantiene la historia viva.  Aunque se trata oficialmente de una novela del género de ciencia ficción, se basa mucho más en los personajes que en la trama. En ese sentido es muy diferente a muchos retratos del futuro. En este retrato tienes a personajes que viven sus vidas,  andan por ahí e intentan pasar el día de la mejor manera posible,” explica Linklater. Pallotta añade: “Sentíamos que el material requería una adaptación bastante fiel sobre la perspectiva única e irónica de Dick sobre un asunto muy oscuro e inquietante”.  

Rodada, realizada y montada igual que una película normal, no de animación, se transfirió a los animadores vía Quicktime, haciendo la película dos veces, de manera que la "segunda" versión es un giro estilo “pop art” y alucinógeno frente a la dura realidad de la primera. El proceso de animación por ordenador duró 15 meses y fue diseñado para dibujar la realidad, no para imitarla.  Es parecido al trabajo de un pintor, utilizando el rotoscopio interpolador, permite a los animadores pintar sobre la película DV de manera similar a cuando se pinta con un pincel sobre papel o un lienzo.  Este proceso libera a los animadores de tener que dibujar a mano cada línea en cada fotograma.  El ordenador conecta líneas fluidas y pinceladas a través de una amplia gama de fotogramas para crear movimientos humanos realistas. Es una versión más evolucionada del proceso de animación utilizado en “Waking Life.” El equipo de animación estudiaba de una en una las piezas del video.  El software permite a los animadores crear todo tipo de efectos tomando como origen una imagen plana, al estilo de acuarelas.  El dibujo se hace directamente en el ordenador; los animadores pueden ir cambiando de fotograma en fotograma.  No solo se guarda la imagen, el ordenador, además, recuerda cada pincelada del animador. Se dibuja el contorno y después se rellena con colores – se puede crear una “capa congelada”, que no se mueve, en el fondo.  Las capas se pueden separar y montar según las necesidades, e incluso, los animadores pueden tener una vista preliminar de una escena con audio para revisar su progreso.  Para crear continuidad en el color, el software permite a los animadores “levantar” el color de un objeto en la película real de los actores y recrearla en el ordenador.
 
Se necesitaron hasta 500 horas para hacer un minuto de “A Scanner Darkly” con 30 personas trabajando a tiempo completo en el proyecto todos los días.  

No hay comentarios: