lunes, 14 de julio de 2014

¡VENGADORES REUNÍOS!: ¿QUÉ LECHES ES ESTO?



Ayer acabé de leer los 22 números de que consta la serie ¡Vengadores reuníos! y tuve uno de esos momentos de revelación que cada vez me asaltan con mayor frecuencia y en los que me pregunto qué carajo estoy haciendo con mi vida y, lo que es peor, con mi sagrado y escaso tiempo libre.
La verdad es que he seguido leyendo esta serie por dos motivos. El primero es que la leía gratis. No me gastaba un pavo en comprarla. Me la pasaba una compinche de vicio por las viñetas. La segunda es que era tan puñeteramente mala, coñazo y babas que tenía cierto morbo por saber hacia dónde narices se dirigía con todas esas mierdas de personajes femeninos convertidos en una variante superheróica de princesa Disney cuyas puñeteras y miserables vidas no me interesan absolutamente nada.
De repente me encuentro una colección de Los Vengadores que refleja perfectamente el riesgo de domesticación y sobreexplotación a que pueden verse sometidos los personajes de Marvel en su nueva fase de existencia y me acuerdo de cómo aflojaron los disparates y la anarquía de las alocadas y divertidas películas de los Hermanos Marx cuando pasaron de la Paramount a la Metro Goldwyn Mayer.
Esta colección es simplemente un engendro que desperdicia la oportunidad de haber sacado jugo al protagonismo femenino en la formación de Los Vengadores por querer fabricar una golosina simplona para todos los públicos. No creo que se hayan atraído ni un sólo lector con esta castaña, que además desperdicia el tema de las vainas y las mutaciones, pero lo que me queda claro es que si marca un camino de por dónde van a ir los tiros en la Marvel ahora que se ha puesto las orejas del ratón Mickey la cosa pinta bastante mal.

No hay comentarios: