jueves, 19 de junio de 2014

EL IMPERIO CONTRAATACA Y JOHN WILLIAMS EN VINILO

Tras lo ocurrido ayer con la Selección española de fútbol no me quedaba otra opción que pasar la mañana escuchando un vinilo que me encontré el otro día por la Payáncueva cuando estaba reorganizando el lugar: El Imperio contraataca, de John Williams.
Ahí es nada. 
Marcha imperial incluida. 
Lo machaqué bastante cuando era más joven pero se conserva bien para haber dado tantas vueltas en el plato. 
Es como reencontrarse con un amigo al que no has visto desde hace años pero por el que parece que no ha pasado más tiempo que el estrictamente necesario. 
Dicho sea de paso, dejando al margen las obvias ventajas desde el punto de vista del sonido (lo cual me recuerda que tengo que comprarme una aguja para el tocadiscos pero ya mismo), nada en un cedé es capaz de emular el espectáculo visual que eran los vinilos. 
Aunque no pudiera escuchar el disco lo guardaría sólo como pieza de coleccionistam, una joyita de la Payáncueva. 
No es por nostalgia, ojo. 
Estoy mucho más contento de cómo me manejo ahora que cuando empecé a escuchar el disco este. Y además la música de Williams no necista la nostalgia de tiempos más jóvenes para engancharte.
Mirar hacia atrás sólo te garantia romperte la boca contra una farola o un dolor de cuello de tres pares de cojones.  
Por cierto, sin nostalgia: a la espera de lo que haga J.J. Abrams con Star Wars, Episodio VII, El Imperio contraataca sigue siendo la mejor película de toda la saga. 

 

No hay comentarios: