sábado, 19 de abril de 2014

AGENTES DE SHIELD MEJORA UN MONTÓN: EL VOLANTAZO DEL AÑO EN SERIES



            Ojo al mejor volantazo de calidad dado por una serie en esta temporada. De repente Agentes de SHIELD es una serie interesante que además encaja perfectamente con el universo Vengadores del cine y sirve como complemento a seguir de Capitán América: el Soldado de Invierno.
            No, no me he vuelto loco. Hasta el capítulo 9 la serie era una castaña, plana y aburrida. Del montón.
 Lo que ocurre es simplemente que parece que se han puesto las pilas a la hora de construir las historias de la serie, tunear algo los personajes para que no sean tan simplones y bidimensionales, buscar puntos de giro y hacer evolucionar el guión hacia un esquema más interesante y completo de cuestiones, y de paso convocar a personajes del universo Marvel que poco a poco van integrándose en la línea argumental de la serie hasta acercarla a los planteamientos de Marvel en el cine.
            De paso finalmente han conseguido dar una imagen de lo que podríamos llamar el “universo” SHIELD que se acerca más a los planteamientos de traducción de la viñeta al cómic que han funcionado tan bien en las películas de Iron Man, Thor, Capitán América y Vengadores.
            ¿A qué se debe esto? En primer término pensé en el camino más fácil para arreglar este tipo de cosas, el guión. Y ciertamente eso es lo que ha ocurrido: del episodio 10 en adelante, los guiones mejoran. Pero no tanto porque hayan cambiado de guionistas, ya que muchos de los que están en esta segunda fase más interesante estaban también en la primera. No cabe, por tanto, buscar culpables en el guión con nombres y apellidos para justificar lo simplona y poco ambiciosa en sus planteamientos que era la serie en sus primeros 9 capítulos, que por otra parte son muchos capítulos para andarse mareando la perdiz en plan calentamiento hasta que la serie encuentra su identidad. Pero no descarto que en parte es eso lo que ha ocurrido. Y siendo así que la serie ha encontrado su camino, ¿cómo lo ha hecho? Mi apuesta es que todo gira en torno al largometraje Capitán América: el Soldado de Invierno, que por su argumento obligaba a un giro drástico en los planteamientos argumentales de la serie. Dicho así puede parecer raro, pero digamos que en esta ocasión, al contrario de lo que suele ser habitual en los últimos años, ha sido la televisión la que ha “aprendido” o aplicado esquemas del cine.
            Siguiéndole la pista a la continuidad, primero de la segunda película de Thor –en el capítulo 15, con la aparición de la asgardiana Sif-, y posteriormente de los acontecimientos que llevan al alzamiento de HIDRA en Capitán América: el Soldado de Invierno y paralelamente en la propia serie, con personajes como Victoria Hand y Deathlock adornando el pastel. Añadan a eso la entrada en las serie de Bill Paxton en el personaje de John Garrett, y el desarrollo más complejo de personajes hasta ese momento bastante planos, como el agente Coulson interpretado por Clark Gregg (un personaje al que le ha costado desarrollarse y encontrar su camino en la serie superando su función como elemento de unión a modo de cameo o mascota secundaria en las películas) y Ming-Na Wen, o el giro del personaje de Grant Ward interpretado por Brett Dalton. Lo que ahora vende mucho mejor la serie es la intriga asociada al despliegue de artilugios y esquemas del cine de espías al estilo de ciencia ficción mezclado con aventuras que se manejaban en las viñetas de los cómics sobre Nick Furia y SHIELD. Y era eso lo que se le podía pedir a esta serie que, insisto, no es, ni de lejos, la propuesta plana y sin ambición que hemos conocido en los nueve primeros capítulos.
De hecho, casi me atrevo a proponer a los que no la hayan visto que se miren el capítulo piloto y de ahí salten directamente al capítulo 10.
Lo dicho: el mejor volantazo para mejor dado por una serie en esta temporada.

No hay comentarios: