jueves, 6 de marzo de 2014

THE WALKING DEAD CADA VEZ MÁS ABURRIDA

Hay que jorobarse. Desde que han vuelto los de The Walking Dead, cada capítulo es más castaña que el anterior. No remontan el vuelo ni a tiros.
Prometieron una segunda vuelta de la temporada más oscura y tenebrosa, con más terror, pero lo que hay es más charla, más lágrimas, más moñadas. 
Faltaba por llorar el tipo de la ballesta. Era uno de los pocos que todavía no había echado la lágrima. Pues bien: ya le ha dado llorona a ese también, concretamente en el último capítulo que he visto, el número 12 de la cuarta temporada. 
Ignoro por qué extraño proceso mental los guionistas piensan que poner a los personajes en plan llorona los hace más humanos, más cercanos al público. 
Grave error. 
Que se acabe esto ya. 
La humanidad de un personaje no se mide a base de lágrimas. Eso es puro melodrama barato, y de los malos. 
Lo que creo es que esta serie cada vez nos interesa menos a muchos porque no pasa nada, no se les ocurre nada realmente nuevo, están atascados y tiran de lágrimas para intentar parchear el asunto y salir del bache. Los guionistas están aún más perdidos que los propios personajes. Además eso de tener a los protagonistas paseando arriba y abajo por separado es una farsa. 
La verdad es que si no fuera por series como True Detective, Ray Donovan o Shameless empezaría a pensar que la calidad de la ficción televisiva está bajando en barrena como un kamikaze japonés. 
Floja, floja, floja esta segunda parte de la temporada de The Walking Dead. 
Desde el capítulo 9, no pasa nada que realmente merezca el tiempo que estoy dedicando a verla. 
Nada de nada. 
Tendrían que invocar otra vez al Gobernador para salvarla. 
Poner a llorar a Daryl es la mayor gilipuertez y la muestra más palpable de que no conoce a sus propios personajes que he visto en toda la serie. 
Y luego la niñata esa rajando todo el rato, que casi me han dado gans de emborracharme a mi con licor de alambique. 
Vaya tela. 
Han atropellado al pobre Daryl con una entrega lamentable de dictadura metrosexual feminoide francamente repulsiva. 
Como para no volver a ver la serie. 
Ya es que ni matando algún que otro zombi de vez en cuando consiguen hacerla interesante. Y el conflicto moñas e infantiloide del pasado del tipo de la ballesa es para mear y no echar gota de simple, tópico, previsible y anodino. 
Más visto imposible. 
¡Qué torpes y qué cansinos, leche!

3 comentarios:

David Reszka dijo...

No sé hasta qué punto las productoras (en este caso AMC) tienen previstos todos los posibles percances que puedan surgir en televisión, pero ¿cabe la posibilidad de que el episodio 12, considerado ya por muchos fans el peor de toda la serie, haya sido más flojo o "de transición" debido a que coincidía con la gala de los Oscar?

Lorenzo dijo...

Cada vez me recuerda más a series como Prison Break o Perdidos,series que tuvieron,magníficos y "enganchantes"comienzos que acabaron alargando en temporadas que estarian más para el ostracismo que para recordar sus buenos inicios.Tienes toda la razón,Miguel,o pega esto un giro radical y vuelve al tan añorado gore y salvajes primeros capitulos,o me temo que esto acabara como cualquier culebrón venezolano de tres de la tarde entre tanto drama lacrimógeno con un final de extasis de abrazos y besos,madre mia,que vuelvan los zombies.

Anónimo dijo...

teneis toda la razón,la 4º temporda es floja de cojones,y perdidos aunque engancha,le sobra muchas cosas y le falta orto tanto de otras.