viernes, 21 de marzo de 2014

EL GRAN HOTEL BUDAPEST

 ¿Me he reído? 
Pues sí. 
¿Me creo algo de Wes Anderson? 
Pues no. Ni falta que hace. Es igualmente eficaz, aunque personalmente no le veo tan "de culto" como algunos de sus seguidores. 
Me da la impresión de que Anderson dirige como si estuviera jugando con casas de muñecas y trenes eléctricos. 
Pero no pasa nada. 
Lo mejor, o lo que más me ha gustado: el tono de los cómics de Tintín que tiene todo el asunto. 
Unos cuantos chistes visuales, como el de la puerta de la cárcel. 
Willem Dafoe en su papel de sicario violento, que me lleva a plantear una pregunta: ¿qué pasa, que si la violencia con amputación incluida está en un contexto de farsa caricaturesca es más tolerable para el gafapastismo que si habita otro registro u otro género de acción, aventuras o terror? 
Debe ser eso. 
Algunas otras pistas de El Gran Hotel Budapest están en mi crítica para la revista Acción, a saber:  http://www.accioncine.es/reportajes/criticas-proximos-estrenos/2623-el-gran-hotel-budapest-xxxx

No hay comentarios: