jueves, 23 de enero de 2014

THANOS, de Jason Aaron

Jason Aaron sabe cómo apañárselas para hacer interesante un pepino de narices, y así lo deduzco por el encaje de bolillos que ha hecho para que la amenaza de moñada feroz que podría haber sido contar la historia de Thanos en la infancia y la adolescencia no se convirtiera en algo tan babas como me temía. 
 
La cosa le ha salido mucho más aseada y tolerable de lo previsto, e incluso a ratos tiene su punto, porque el protagonista es con todas las consecuencias el monstruo villanesco que hizo su cameo en Los Vengadores y tiene pinta de ir a alcanzar mayor protagonismo en las próximas películas de los personajes de la Marvel. 
La miniserie de Aaron sobre esa especie de asesino en serie de planetas que es Thanos tiene su gracia por la mezcla de ciencia ficción tipo space-opera con esa peripecia del psicópata que lleva el asunto por el camino de la intriga y las alucinaciones del personaje central. 
 
La pregunta es: ¿era necesario? Pues no, la verdad. De hecho, pienso que siempre es un error intentar explicar el origen de cierto tipo de personajes que encuentran su mejor aliado en el misterio de sus comienzos, pero ya que tenían que sumergirse en el pasado de Thanos, la cosa no les ha salido mal del todo y tiene su gracia. Aunque maldito si necesitaba el personaje que nos contaran esa peripecia que se supone es el origen de su carácter más siniestro. 
El asunto era un charco, pero Aaron se las apaña para salir entero del encargo, y la cosa tiene su mérito, no crean, porque el tópico y los lugares comunes están asonando hocico y orejillas en todo el cómic como una panda de suricatos anfetamínicos ansiosos por manifestarse. 
Lo dicho: el mérito de Aaron es que esquiva los momentos más previsibles y al final hasta consigue que le dejen que se le vaya la pinza un poco. 
Aunque, claro, leído el cómic, tiene uno la tentación de pensar en cómo habría escrito esta historia, por poner un ejemplo, alguien como Jim Starlin, Frank Miller o Garth Ennis. 
Y ya si nos ponemos imaginativos, me imagino una versión de ese pasdado de Thanos con el puntito sadomaso más encrespado y feroz, escrito por William Burrouhgs y adaptado al cine por David Cronenberg... 
Ese tipo de cine que ya casi no se hace, pero que aplicado al mundo de los superhéroes bien podría ser el camino para salir del charco de mediocridad en el que hoy chapoteamos...
 

No hay comentarios: