sábado, 19 de octubre de 2013

HÉRCULES, LA ATLÁNTIDA, EL INCREÍBLE HOMBRE CON CABEZA DE MERLUZA CORNUDA Y EL ATAQUE DE LOS CLONES

 
¡Vean a Reg Park, mentor de Arnold Schwarzenegger, interpretar al legendario Hércules y enfrentarse a Proteo, la merluza cornuda con patas!
¡Vean a Reg Park medir sus fuerzas contra el ataque de los clones sin pisar Star Wars!
¡Vean La conquista de la Atlántida, de Vittorio Cottafavi!
Cine de mazmorra de primera magnitud. Unos 102 minutos de peplum a toda máquina rodado en 1961 y cruzando la mitológica figura de Hércules con la no menos mítica Atlántida para dar lugar a una aventura razonablemente entretenida en la que el culturista Reg Park interpreta al legendario hijo de Zeus en una película que por su tono recuerda mucho las peripecias de héroes clásicos del comic español, como El Capitán Trueno o El Jabato. No es extraño que en el momento de su estreno en la salas de sesión contínua y programa doble, allá por los años sesenta y la primera mitad de los sesenta, la película funcionara como una especie de sucedáneo de las aventuras de esos personajes de las viñetas de la época.
Se me escapó en mis años mozos, porque siempre la ponían en cines que estaban en la otra punta de la ciudad, pero finalmente he podido incorporarla a mi coleccion de frikadas de peplum, cine de mazmorra puro y duro. 
La Atlántida que nos muestra es un lugar de oscurantismo y conspiración, nada de la idílica y utópica visión de sociedad adelantada a su tiempo cuna de una ciencia perdida con la catástrofe que la hizo desaparecer. 
Reincidiendo en un tema recurrente del ciclo de las aventuras de héroes forzudos del peplum sesentero y setenteero, volvemos a encontrarnos al héroe renuente, que rechaza inicialmente la aventura que le proponen y sólo quiere vivir en paz, pero es inevitablemente arrastrado al mar por su hijo y uno de su amiguetes, Androcles, rey de Tebas, y posteriormente es confundido y dominado, como si de Sansón con la melena cortadad se tratara o de Ulises interrumpiendo su viaje de retorno a Itaca para quedarse con Calipso  -los mitos básicos siempre se repiten-, que en esta variante de la Odisea de Homero bien podría ser representada por la reina de la Atlántida, Antinea (Fay Spain). 
Tiene a su favor que no pretende ser lo que no es. Empieza con una pelea en una cantina y desde ahí va acumulando aventuras sin complejos, incluyendo el enfrentamiento del héroe con el multiforme Proteo, que acaba presentándose como una especie de merluza cabezona, o los guerreros sin rostro de la guardia de la reina, un toque futurista que además se traduce en un ejército de clones o la prisión de paredes que se mueven al estilo del basurero al que van a parar Luke, Leia, Chewbaca y Han Solo en La guerra de las galaxias...
Total: una frikada de narices, pieza de lujo en mi frikiteka y ejemplo singular del cine de mazmorra, en su variante peplum. 
video

video

No hay comentarios: