martes, 11 de junio de 2013

WARHAMMER: LOS MUERTOS Y LOS CONDENADOS, de Jonathan Green

Dicen por ahí que van a rodar una película de Warcraft y lo que yo me pregunto es a qué demonios están esperando para adaptar al cine los universos de Warhammer y Warhammer 40.000, que tienen suficiente imaginación y riqueza dentro como para convertirse en la alternativa lógica a la explotación de las sagas de superhéroes. Bueno sería que Guillermo del Toro le metiera mano a estas historias en el cine. Es el director más apropiado para adaptar las historias medievales de Warhammer, en tanto que Christopher Nolan, Zack Snyder o el propio Ridley Scott no lo harían nada mal con las tramas de ciencia ficción de Warhammer 40.000. Leches, si me apuran, con tal de ver algo hasta aceptaría que Peter Jackson estuviera metido en el ajo.

            Sea como fuere, esta novela, Los muertos y los condenados, es otra buena muestra de esa riqueza de imaginación y la habilidad para mezclar géneros que caracteriza a los autores de las novelas de Warhammer y Warhammer 40.000, que además, todo hay que decirlo, no se cortan un pelo a la hora de tomar referencias de donde les place y sembrar guiños en sus fábulas que aluden tanto a elementos literarios como cinematográficos, televisivos o de cómic, con una especial inclinación por los personajes e historias más populares, como el espagueti western, al que suelen rendirle continuos homenajes, sobre todo en Warhammer.

            En esta ocasión los protagonistas de la historia son un grupo de mercenarios que se pasean por los parajes más tenebrosos de la ecléctica geografía del Mundo Antiguo de Warhammer, tropezándose con todo tipo de criaturas engendradas por el caos y las piedras de disformidad, a las que se añaden vampiros, brujas y otras criaturas temibles. Temática y paisajísticamente muy próxima a los relatos y novelas de Espada y Brujería de Robert E. Howard, esta novela se articula como una reunión de relatos independientes que no obstante tienen vínculos de continuidad entre sí, una estrategia habitual en el universo Warhammer, no tanto en el Warhammer 40.000.

            Sus protagonistas son los integrantes de la Banda de Badenov y sus historias podrían quedar resumidas en el concepto: mercenarios medievales contra monstruos (vampiros, goblins, gárgolas, serpientes aladas gigantescas, zombis, necrófagos…).

            Y las fuentes de inspiración, de todo tipo. Por ejemplo el segundo relato, con su serpiente voladora, me ha recordado mucho las películas de monstruos animados fotograma a fotograma por el maestro Ray Harryhausen. El tercer y el cuarto relato me han parecido más próximos a las películas de terror de la Hammer Films británica. Y a partir de ahí los relatos evolucionan más claramente hacia los relatos de Espada y Brujería, evolucionando hacia el terror a medida que nos acercamos al desenlace, hasta el punto de entrar en un territorio que recuerda a las historias de Christopher Golden y Mike Mignola para las aventuras de Hellboy…

No hay comentarios: