miércoles, 12 de junio de 2013

WARDOG, de Dan Abnett, Dylan Teague, Patrick Goddard

Según vengo defendiendo en este mismo blog desde hace tiempo, Dan Abnett es uno de los mejores escritores de ciencia ficción entre los que publican actualmente, y no sólo por sus excelentes aportaciones a las novelas de Warhammer 40.000. Así que cuando mi hermano me puso delante de las fauces este tomo titulado WarDog que agrupa varias entregas de historietas escritas por Abnett y publicadas en la revista 2.000 A.D. (la misma de la que salió el Juez Dredd), empecé a babear como un mastín mirando un filete de ternera bien crudo. 
 

Además el argumento bien merecía dedicarle a la lectura uno de mis pocos ratos de ocio: estamos en un futuro en el que los mercenarios y asesinos a sueldo se contratan para liquidar a quien se les ponga por delante o ejercer como guardaespaldas de quien contrate sus servicios. Un mundo en el que los robots están integrados como ciudadanos entre los humanos y que aúna características de los paisajes físicos y narrativos de Star Wars con momentos y personajes que a ratos se acercan a los de la serie de televisión Defiance, o a la película Babylon A.D. con Vin Diesel.

El protagonista realiza sus misiones ayudado por un Magnum, un escudo de energía y una espada. Y lleva una bomba en la cabeza que puede estallar si no cumple con sus misiones. 
 

Otra muestra de que la ciencia ficción es el género en el que más cómodamente se refugió el western cuando se disgregó en otros territorios genéricos para sobrevivir.

Una historia del oeste mezclada con una intriga sobre asesinos de robots.

Superen eso.

No hay comentarios: