martes, 11 de junio de 2013

UN EDIFICIO MORDISQUEADO

A dos pasos y medio de la estación del Ave en Atocha me tropiezo el otro día de camino a mis clases de cine de los jueves con el siguiente espectáculo: un solar resultante de la demolición de un bloque que ha sido más que cortado directamente arrancado o mordido del paisaje urbano, dejando a los vecinos del bloque de al lado casi suspendidos del abismo. 
Me imagino el ruido de la demolición atronando a quienes vivan en esa casa y lo inquietante que debe resultar salir a la calle, mirar a tu bloque y ver ese espectáculo de mutilación de algunos ladrillos que parecen haber sido víctimas del atropello de un tanque... o de un mordisco del mismísimo Godzilla.
Francamente, sopesando cómo deben haberse quedado los cimientos del bloque que permanece en pie, no estaría yo muy seguro de quedarme ahí dentro. 
Claro que a la fuerza ahorcan y la necesidad es una fábrica de valientes. 
Muchas agallas, sí señor. 

No hay comentarios: