lunes, 10 de junio de 2013

ALIENS KIDNAPPED, de Woodring, Green y López

Una nueva prueba de que las más de las veces los guionistas del cómic saben mejor lo que se traen entre manos que los del cine, al menos en lo que se refiere a la saga de Alien. 
En esta ocasión se sacan de la manga un aseado episodio de contagio alienígena en una especie de balneario del espacio exterior donde van a fundirse sus cuentas corrientes los más adinerados del planeta Tierra, y como consecuencia de ello les sale una muy aseada sátira de las películas de monstruos de serie B, que están en el origen de la saga de Alien desde antes de que Ridley Scott se hiciera cargo de la direccion de la primera entrega. La codicia y las muchas variantes de vicios que adornan nuestra especie vuelven a ser más peligrosas y letales que los propios alienígenas con mandíbula retráctil y sangre tan corrosiva como el ácido. 
Unos traficantes de huevos de Alien deciden hacer negocio por su cuenta revendiendo su hallazgo y la catástrofe no se hace esperar. 
 
Claro que si en lugar de los camioneros espaciales curritos de la película de Ridley Scott te ponen a un puñado de personajillos adinerados y adictos al buen vivir a costa de la desgracia ajena siendo liquidados por la bestezuela de turno, la cosa tiene un plus de diversión. 
Especialmente en los tiempos que corren. 
Un alien soltaría yo en más de una y de dos juntas de accionistas sin pensármelo mucho, la verdad... 
Sátira a parte, el tomo acaba como tiene que acabar, con un par y catástrofe incluida. 
Digamos que está más cerca del tono de un capítulo de la serie televisiva En los límites de la realidad que de un largometraje de la saga, pero es bastante entretenido. Además el tomo incluye un relato corto final para complementar el número (y poder soplarnos más pasta, todo hay que decirlo) que también es bastante curioso y en mi opinión demuestra que la saga está menos agotada en el cómic que en el cine. 

No hay comentarios: