martes, 7 de mayo de 2013

THE FOLLOWING. FINAL DE LA PRIMERA TEMPORADA: 15 CAPÍTULOS Y NO AVANZAN NADA...

Pues nada, que acabo de ver el capítulo 15 de The Following, último de la primera temporada, y me he quedado como estaba, es decir, que directamente se han marcado un cliffhanger flojeras y da la sensación de que no se mueven del mismo sistio desde que sacaron al psicópata de la cárcel. Está claro que no han seguido, ni piensan, con el tema de los asesinatos inspirados por las obras de Edgar Allan Poe, que era un camino interesante, pero es que además los veo estancados contando lo mismo una y otra vez
 
Y además es pasar al mundo ese de la secta y me ataca un sopor intenso porque toda la movida de la nena psicópata con sus novietes me la trae totalmente floja. Frente a eso, el duelo entre el asesino y el tipo del FBI se repite en las mismas jugadas una y otra vez en plan cansino. No se mueven del mismo sitio. El argumento empieza a parecerse al de la serie El fugitivo, que era como sigue: el prota llega a un sitio, hace amistad con una churri, y cuando le está pillando al asunto tiene que salir por patas del lugar porque le localiza el poli que le persigue. Y así cada capítulo, que llegaba uno a plantearse si no estaría ya muy cansado el pobre tipo para seguir corriendo y no sería lo mejor que se entregara a las autoridades y dejara de darnos la castaña cada semana con la misma vaina.
Pues bien, aquí en The Following el del FBI siempre le salen la cosas al revés en el último momento y se queda con dos palmos de narices, compuesto y sin novia, por muy cerca que llegue a estar de capturar al antagonista o liberar a sus rehenes. 
Es no sólo cansino, sino incluso molesto. 
Y además las subtramas ya digo que me traen al pairo. 
Así que inentaré ver la segunda temporada cuando toque, pero sin demasiado interés y con una escasa curiosidad. 
Se tienen que poner las pilas si es que quieren seguir enganchando al personal a una trama que parece no tener mucho fuelle, en la que bien se podría haber contado ya todo en una sola temporada y que va camino de prolongarse innecesariamente sin tener nada realmente nuevo que añadir a la ecuación. 
Flojilla la cosa.      
Pero lo peor es que se dediquen a copiar Enterrado o el capítulo aquel de CSI Miami que dirigió Tarantino sepultando a uno de los protagonistas en una caja, en plan enterramiento prematuro, ciertamente un argumento de Poe que tampoco aprovechan demasiado bien. 
Y lo aún más malo es lo que han hecho con el personaje del antagonista, Joe Carroll. 
Que vale, me trago que el protagonista sea como una versión del Jack Bauer interpretado por Kiefer Sutherland en la serie 24, metido en un argumento que da bandazos de Seven a El silencio de los corderospero lo que me parece totalmente intolerable es que le hagan al pobre Joe Carroll interpretado por James Purefoy, alias Marco Antonio en la serie Roma y fallido Solomon Kane, lo mismo que le hicieron a Michael Douglas en Un día de furia. Como digo el tipo empieza la serie siendo una especie de Hannibal Lecter y resulta que al final le da llorona y todo lo reduce a tener un ataque de cuernos de tres pares de narices... 
¿En eso se han quedado sus asesinatos replicando las obras de Edgar Allan Poe? 
¿En un ataque de cuernos?
Vale que por Natalie Zea cualquier heterosapiens con iniciativa sería capaz de montar una secta...
 ... o dos, pero, a ver, el argumento en esas condiciones es una bajada de pantalones en toda regla... 
En cuanto al desenlace, tranquilos, no lo voy a contar, pero se veía venir de lejos, así que de sorpresa, nada de nada. Y por otro lado no va a sorprender a nadie cuando arranquen otra vez la serie en la segunda temporada desdiciéndose de todo lo que han dicho en este último capítulo. 
No me sorprendería
Eso sí, mira, le han echado huevos a lo del enterramiento... 
 
       

2 comentarios:

César dijo...

Yo la verdad es que he quedado algo decepcionado. Mes esperaba más de esta serie en general, y simplemente se ha quedado en un producto entretenido.

Los primeros capítulos me gustaron mucho, pero el resto de la temporada poco se ha parecido a ellos. No llega a ser un procedimental, pero el esquema lo repiten mucho, en efecto. Y además, da la sensación de que casi todo el mundo es miembro de la secta de Joe Carroll, y debido a esto hay partes bastante forzadas (el cliffhanger de la temporada, sin ir más lejos).

En fin, tengo la esperanza de que en la segunda temporada vuelva a ser lo que prometía en principio, aunque se requieren cambios en la mecánica.

Anónimo dijo...

A MI ME ENCANTO, ESTUVO IMPRESIONANTE EN CADA MOMENTO, NUNCA PUDE DEJAR DE VERLA. ESTO ES SIMPLE, SI NO LES HA GUSTADO NO MIREN LA SEGUNDA TEMPORADA, Y NO ROMPEN MAS LOS HUEVOS CON LAS DECEPCIONES! GRACIAS