domingo, 5 de mayo de 2013

STRANGE KISS, de WARREN ELLIS y MIKE WOLFER

Mezcla Alien de Ridley Scott con una pesadilla de Tod Solondz, el director de Happiness y la escena de las ranas de Magnolia de Paul Thomas Anderson y es muy probable que te acerques mucho a lo que ha hecho el imprevisible Warren Ellis escribiendo este cómic con dibujos de Mike Wolfer donde demuestra por qué es el único guionista que tiene agallas suficientes para hacerle la competencia en lo referido a truculencia y salvajismo al Garth Ennis de Predicador y al mismo tiempo constituye junto a este y con Alan Moore el triunvirato perfecto de la delgada línea roja británica en el mundo de las viñetas.

Si a ese cóctel le añades unas gotas del David Cronenberg de la etapa canadiense la mezcla alcanza proporciones dantescas que están en la frontera de lo racional y algunas de cuyas viñetas te obligan a replegarte mentalmente en posición fetal para protegerte de un ataque en toda regla que está íntimamente emparentado también con las poesías y novelas de William S. Burroughs, empezando por El almuerzo desnudo, que no por casualidad acabó adaptando alcine David Cronenberg, y siguiendo con La máquina blanda, Nova Express o Ciudades de la noche roja.

Pero en definitiva esto es un cómic, aunque nos quiera revelar el lado más oscuro (y reptiliano) de nuestras pesadillas más húmedas, calientes y morbosas para utilizarlas como arma arrojadiza contra el lector y agredirnos visualmente con unos dibujos que nos revelan el lado oscuro de los trazos con línea clara, haciendo de la pulcritud una afilada navaja de afeitar. De manera que hay que aportar algo de acción trepidante al asunto, para lo cual nada mejor que acudir al pedigrí de las viñetas destroyer, que fueron el antecedente del cine destrozón y espectacular “made in Brukheimer”, aunque hasta el momento su mejor aprovechamiento lo hayan conseguido los hermanos Wachowski en la primera entrega de Matrix. El dibujante Geof Darrow es el amo de la viñeta destroyer (si no has leído su cómic Hard Boiled no sabes de lo que hablo y ya estás tardando en salir disparado a conseguir una copia) pero Mike Wolfer se las apaña muy bien para seguirle la pista en las dos o tres primeras páginas de este cómic donde parece proponernos una variante de la fórmula de ¿Dónde está Wally? convertida en ¿A dónde han ido a parar los miembros de ese personaje y de dónde salen esas vísceras?

Este cómic es una pieza de la trilogía completada por Stranger Kisses y Strange Killings, en los que volvemos a encontrarnos con el agente William Gravel, miembro de las fuerzas especiales del SAS británico que se pasea por la vida con dos pistolas cargadas junto a los riñones y cuando se enfrenta a bizarras amenazas sobrenaturales se limita a explicar con gran flema británica que es un guerrero mago.

Imprescindible y para estómagos forjados en las miradas hacia el abismo.

No hay comentarios: