sábado, 6 de abril de 2013

BIGAS LUNA ME GUSTABA MÁS EN LA PERIFERIA Y EL SUBMUNDO

 
 Repaso los comentarios de algunas redes sociales sobre el fallecido provocador cinematográfico Bigas Luna y me llama la atención leer cómo muchos se quieren poner guapos en la foto de la nota necrológica afirmando que les gustaban tal o cual película de la etapa más presentable y aseada del finado. 
Yo me acuerdo sobre todo de sus tres primeras películas. 
Me acuerdo de lo que me gustó ver aquella aventura de Pepe Carvalho interpretado por el gran Carlos Ballesteros, Tatuaje, con la demolederamente guapa Pilar Velázquez.  
 
Pero sobre todo me acuerdo de dos de sus películas más interesantes y provocadoras y morbosas, Bilbao (Isabel Pisano, tremenda) y Caniche
No niego que luego pudiera hacer mejores películas, pero éstas dos  las tengo grabadas en la memoria junto a otras muestras de cine con agallas y ganas de meterse en líos, como Cabeza borradora, de David Lynch, Arrebato, de Iván Zulueta, Laberinto de pasiones, de Pedro Almodóvar, La posesión, de Andrzej Zulawski, La bestia, de Walerian Borowczyk...  
 
Películas que al salir del cine se te quedaban pegadas como una sombra y algunas de cuyas imágenes te perseguían como si quisieran convertirse en tu peor y más gozosa pesadilla. 
 
Bigas Luna tenía los huevos de oro de atreverse a mirar en el lado más oscuro que llevamos dentro, sin complejos ni victimismos llorones
Ole tus cojones, Bigas.  


No hay comentarios: