lunes, 4 de febrero de 2013

MALDITOS ASCENSORES, LA TORRE DE SILVERBERG, HULK CABREADO, VAMPIRESA JAMONA Y LA PARIENTA DE KING KONG, por TELLY CHAVALAS

A las buenas. Esta semanita me encuentro en el exilio, como el puto Yoda. Resulta que están poniendo un ascensor en mi bloque, de esos que ponen ahora por fuera del edificio. Se pueden imaginar ustedes el pifostio monumental obreril. Andamios, escaleras demolidas, planchas de metal, planchas de madera, cascotes, etcétera. Joder, con la que están liando podrían estar construyendo un ascensor orbital, parecido al de la novela de Robert Silverberg, La torre de cristal, libro que por cierto aprovecho para recomendarles. 
 
Silverberg nunca decepciona ni aburre. Bueno, pues estoy con un cabreo de la leche porque llevo varios días sin poder entrar en casa desde las nueve hasta las seis. Vamos que me veo obligado al exilio y a comer fuera de casa hasta que los operarios concluyan la fornicación de la escalera. Cojonudo. Creo que se me están poniendo los ojos de color amarillo como al amigo Bil Bixby. Ahí me tienen ustedes dentro de poco, convertido ya en Lou Ferrigno y tirando cual macaco cabreado de los andamios. 
 
Bueno, algo bueno ha tenido mi exilio, el otro día me topé con todas las novelas que me faltaban de la vampiresa Genevieve, creada por Jack Yeovil que no es sino un seudónimo del amigo Kim Newman, entre cuyas obras se encuentra El Año de Drácula, cuyo título en inglés es bastante escatológico Anno Dracula, osea, el culo de Drácula. Chascarrillos cuartelarios aparte, me topé con los tres libros que me faltaban, Drachenfels, Genevieve la no muerta y Uñas de plata, al módico precio de 3 euritos cada. 
 
Chollazo al canto. Así que ya saben, no hay mal que por bien no venga. Y de rondón me topé con una edición de Los nueve príncipes de Ambar de Roger Zelazny en la que venían las cinco primeras novelas. Ahora sólo espero que una jamona como la que le quitaba los cabreos a King Kong aparezca para que mis córneas no se vuelvan de color amarillo.
Hala a cascarla y tengan cuidado con los andamios siniestros.

No hay comentarios: