martes, 19 de febrero de 2013

LA BATALLA DE CALTH, de Dan Abnett


La XIII legión, la más numerosa de las legiones Astartes, está dividida en Capítulos, un vestigio conservado procedente de las antiguas estructuras regimentales de los guerreros del trueno. Cada Capítulo está formado por diez compañías. La unidad básica de actuación es la compañía, compuesta por mil legionarios, más las unidades de apoyo, todo ello bajo el mando de un capitán veterano. Existe una máxima muy popular entre los guerreros de la XIII. Quizá se trata de un dicho fanfarrón y arrogante, y existen ciertos oponentes, como los eldars y los pielesverdes, a los que no se les puede aplicar, pero ese aforismo alberga una estimación cercana a la realidad: “para tomar un pueblo, envía a un legionario; para tomar una ciudad, envía a una escuadra; para tomar un planeta, envía a una compañía; para tomar una civilización, envía a un capítulo”…       

Integrada en el ciclo de novelas y relatos pertenecientes a La Herejía de Horus, esta novela del universo Warhammer 30.000, más que 40.000, nos lleva hasta la base de los Ultramarines para asistir al enfrentamiento entre los marines espaciales de la XIII y la XVII legiones. La llegada de los Portadores de la Palabra de Erebus y Lorgar a Calth en lo que se pretende una ceremonia de reencuentro pacífico con los Ultramarines de Roboute Guilliman se convierte en una traición a gran escala en un ataque que recuerda tanto Pearl Harbor como el 11-2 de 2001 y se despliega como la versión literaria en las novelas futuristas de Warhammer de lo que podría ser un blockubuster cinematográfico de carácter épico y catastrofista de dimensiones que sólo es posible plantear en novela con el respaldo de la alianza de la imaginación del escritor y el lector. No “verás” nada parecido en la pantalla de un cine, por las dimensiones del destrozo que se producen en las líneas de negro sobre blanco de esta espectacular novela de Dan Abnett en la que se mezclan los géneros bélicos y de catástrofe con un reparto coral en el que seguimos los pasos de un sargento de los Ultramarines marcado para la reprobación por atreverse a anticipar el desastre, lo impensable, la traición y el enfrentamiento fratricida de Astartes contra Astartes, junto al propio Guilliman, los encargados de controlar las fuerzas de defensa de Calth, y otros muchos personajes enfrentados a uno de los momentos clave de la saga de la Herejía de Horus. Todos ellos marcados por la frase de Guilliman extraída de El Honor de Mcggrath: “El modo en que un guerrero hace frente a la derrota es una muestra más clara de su valía que su comportamiento en la victoria”.

La batalla de Calth está entre las mejores novelas de Dan Abnett que he leído hasta el momento. Imprescindible para seguidores del Warhammer 30.000 y para cualquiera que disfrute con las buenas novelas de ciencia ficción militarista.

No hay comentarios: