sábado, 1 de diciembre de 2012

CÓMIC: CÓMO CONSEGUIR DOS TOMOS DE SUPERHÉROES SIN ENTRAR EN EXPOCOMIC Y GASTÁNDOSE LA PASTA EN CERVEZAS Y TAPAS

Esta mañana ha sido uno de esos días curiosos, porque haces unos planes y te salen otros que casi son mejores.

            Me explico: me levanto a las 10:30 de la mañana, aseo, desayuno y a las 11:30 camino del metro para ir al Expocómic, o Expofriqui, como ustedes prefieran. Y cuando llego a la estación de metro de Legazpi, empiezo a temerme lo peor: hordas de chavales pertrechados con sus disfraces y con la comida en bolsas para pasar todo el día en el recinto  se amontonan en ambos andenes.
            Mal asunto, me dice Telly Chavalas, que había estado ayer y hasta me regaló el cómic que daban en la entrada, un tomo de los Ultimates de Thor, porque ya lo tenía repetido. 
 
            Y no se equivoca.
            Al salir a la calle vemos una cola inmensa. Más larga que la de casi cinco horas que tuve que tragarme yo a finales de los setenta en el cine Real Cinema para sacar las entradas adelantadas de La guerra de las galaxias.
            Tremendo.
            Casi da la vuelta al recinto.
            Tenemos para una o dos horas allí esperando.
            Los chavales sentados en el suelo, jugando a cartas.
            Así que nos damos media vuelta.
            Doce treinta de la mañana.
            Hora de friquear por otro sitio. Y Madrid es grande, así que sitios no van a faltar.
            Viaje al centro, metro Callao.
            Y cerveza y tapas.
            Hay que adaptarse a todo. Ser flexibles. Ser como una flecha. Ir rectos a lo que interesa y no quejarse por las oportunidades perdidas.
            El dinero se ha ido igual que se habría ido en el Expocomic, pero ha ido a parar a otros sitios.
            Así que, plan de sábado: tapas, cervezas, patatas al ali-oli en Antón Martín.
            Tal y como decía Bruce Lee: Be Water, My Friend. 
            Al final llego a casa de mis padres al mediodía para la comida familiar de los sábados y mi hermano me regala otro tomo que se compró ayer en el Expocomic, repetido: Number of the Beast. 
            Y el número de la revista Dolmen que le regalaron en la entrada, que también lo tenía ya.
             Así que al final resulta que no he pisado Expocomic y me he quedado con las tres cosas por la cara. 
            Cierto es que como justa réplica a su generosidad, a Telly y a mi hermano tengo que pasarles varias películas en DVD que tengo repetidas, pero el caso es que ha sido un día muy jugoso en lo referido a la adquisición de nuevos cómics para no haber podido entrar en el Matadero.
             Y todavía queda mucho sábado por delante. Esta noche, a las 22:00, Real Madrid-Atlético de Madrid.
            Cosa de irse a verlo con la familia en el Canal Plus 1 de mis padres, a pegar voces en casa ajena, que así los vecinos propios no se quejan. 
            Al final, tal como está el patio económico, todo es cuestión de asociarse. Está claro. 
          ¡Prosit! 
                                         

1 comentario:

Daicon-X dijo...

Sí señor, hay que adaptarde a la situación, y de qué manera, tapitas, cómics por la face y fin de fiesta futbolera. Be water my friend