domingo, 23 de diciembre de 2012

BOARDWALK EMPIRE, TEMPORADA 3 REMONTA EL VUELO EN SU TRAMO FINAL


Bueeeeno, pues al final resulta que los de Boardwalk Empire han conseguido mejorar las malas sensaciones que me estaba produciendo la tercera temporada con tanta moñada como comenté ya en este mismo blog en un post anterior y a partir del capítulo Nucky ha recuperado su personalidad, desde el momento en que las trompas de Falopio, la carrera profesional de su querida y el resto de los enredos protagonizados por su señora han pasado a un segundo término e incluso acaban por desaparecer en los más enérgicos cinco últimos capítulos de esta temporada. El giro a mejor se produce en el capítulo 8, titulado El pony, que además incluye una escena de plancha con Nelson Van Alden, alias Muller, que recupera a este personaje tan olvidado y mal utilizado en toda esta tercera vuelta por la historia del rey de Atlantic City. 
En estos capítulos camino del desenlace, la serie producida por Martin Scorsese ha conseguido recuperar fuerza y levantar la cabeza, apartándose de las anécdotas de culebrón protagonizadas por la esposa del protagonista y buscando el epicentro del relato nuevamente en la guerra de gánsters que finalmente estalla entre el psicópata Gyp, empeñado en proclamarse nuevo amo y señor de Atlantic City y el tráfico de alcohol, y el cada vez más acorralado Nucky, que se ve obligado a dejar aparcada su parte más política para sacar a pasear a su parte de gánster, algo que no le habíamos visto hacer mucho últimamente. 

 
Armado y repartiendo leña, Nucky se abre paso hacia un desenlace que va a llevarse por delante a más de un personaje destacado en la serie, esto es, que hay muertos entre los principales. Además en el último capítulo el hombre de la media cara protagoniza un momento épico mucho mejor que muchos de los que se pueden ver en el cine en los últimos tiempos, en plan abuelo de Rambo… 
De hecho, la historia de ese personaje está entre lo más interesante que ha aportado la serie en esta tercera entrega, que se desprende en su tramo final de su lado y personajes más propios del culebrón para darle cancha a los que realmente nos interesan, que son los criminales, resolviendo de paso el personaje de la actriz, cuyas peripecias profesionales nos interesaban más bien poco o incluso nada. 
 
A partir del final impactante del capítulo número 8 la serie vuelve a levantar el vuelo pisando el acelerador en la guerra de gánsters, que acaba convirtiéndose en el tema central, y en el capítulo 12 en el único tema. 
 
Esperemos que en la temporada 4 no tengamos que tragarnos la misma dosis de culebrón que en la 3, pero miren ustedes: si al final me dan cinco capítulos como los que han puesto fin a ésta temporada, me apunto a seguir tras la pista de Nucky. Eso sí: más vale que no sean tan miopes como hasta ahora y le den más papel a Nelson Van Alden. 
 

2 comentarios:

Sturmj81 dijo...

Yo la defini en mi blog como la calma tras la tempestad, la segunda temporada fue un baño de sangre y un tira y afloja entre Nucky y Darmody, esta ha sido mas calmada, yo me quedo con la muerte del pobre Owen en la caja, el placnhazo de Nelson de nuevo grande y la alianza Chalky-Capone, Nucky se queda mas tirando de los hilos como habil politico.

Anónimo dijo...

Personalmente me ha gustado mucho boardwalk empire, por la estética de la época, la personalidad de los personajes y las menciones de los gánster o mafiosos de la época, sin duda boardwalk empire 3 es uno de los grandes proyectos que Scorsese ha llevado ala televisión, una serie que va de la mano de un excelente director y de una cadena televisiva que desde años atrás transmite las mejores series