sábado, 3 de noviembre de 2012

HOMELAND, TEMPORADA 2, CAPÍTULO 5: IMPRESIONANTE



 Pura magia, señores. Eso es el capítulo 5 de la segunda temporada de la serie Homeland.  
Un interrogatorio
Carrie frente a Brody. No necesitan más para conseguir una de las mejores entregas de toda la serie. Incluso me atrevo a decir que la mejor hasta el momento, contando lo mucho y bueno que nos dejó la primera temporada. 
Uno de esos capítulos que pueden hacerle ganar más premios a la serie y a sus protagonistas. De Globo de Oro, fácil. De Emmy. 
Una joya. Cincuenta y pico minutos que han pasado volando. Tanta es la intriga que ni te das cuenta del tiempo.  
Un capítulo esencial que plantea un giro radical en el argumento. Un volantazo en toda regla al guión. 
 
Bueno, en realidad, un doble volantazo, nunca mejor dicho, visto lo que le ocurre a la hija de Brody. 
Ambas cosas: el interrogatorio y el tema de la hija, abren nuevas líneas de desarrollo para una serie cuyos guionistas nos tienen acostumbrados a llevarnos al límite, ponernos nerviosos esperando lo impensable, y siempre consiguiendo sorprendernos. 
Y el final. Ese final sobrio y al mismo tiempo demoledor, el final de la espera de lo que vendrá, de tiempos dificiles para todos los personajes. 
Un temible punto y aparte.  
 
Una escuela de cómo contar historias. Eso es lo que es Homeland, y en este quinto capítulo. Muchas películas querrían ser tan capaces de mantener la intriga y la tensión tanto y tan bien como lo está haciendo esta serie.
A partir de ahora, como siempre en Homeland, cualquier cosa puede suceder. 
       

No hay comentarios: