domingo, 11 de noviembre de 2012

FRINGE QUINTA TEMPORADA, CAPÍTULO SEIS: POR FÍN DESPEGAN

Bueno, pues sí, finalmente lo han conseguido.

Les ha costado cinco capítulos, pero en el número seis, Fringe recupera algunas de las cosas que han hecho interesante esta serie en las cuatro temporadas anteriores y vuelve a plantear incógnitas que nos enganchan a su argumento.
El capítulo número seis tiene además una curiosa aplicación de una trama mitológica que puede ser muy bien aprovechada a poco que se lo propongan los guionistas: el laberinto. La búsqueda de Teseo enfrentado a Minotauro está muy bien exprimida en el argumento de este capítulo que parece llegar finalmente a algún sitio, aunque se mantengan todas las incógnitas. 
 
Aquí vienen unos cuántos spoilers, pero imagino que si sigues leyendo después de esta línea es porque ya has visto el capítulo o simplemente no te importa que destripe el argumento.
El caso es que además de la idea del laberinto y el guiño al viaje de Alicia en el país de las maravillas pasando al otro lado del espejo, que plantea nuevas incógnitas más interesantes de las que nos han venido ofreciendo en esta quinta temporada hasta el momento, el capítulo tiene esa escena de encuentro en el apartamento de la hija muerta que suena a un intento de dejar elegantemente aparcado el tema de la amargura de la pérdida, que ha sido uno de los grandes errores del planteamiento argumental de esta temporada final. Melodramático y tópico, el tema de la hija perdida y reencontrada ha estado mal aprovechado y cuando lo introdujeron en la temporada cuatro ofrecía muchas mejores posibilidades que lo que realmente ha dado de sí en el arranque de esta quinta visita a Fringe. De hecho, ha sido contraproducente, porque ha desnaturalizado a los personajes de Peter y Olivia. 
 
Afortunadamente, con la maniobra de Peter para meterse el bicho de los invasores en el cerebro adquiriendo unas nuevas cualidades exhibidas en esa pelea con el calvo del sombrero, que incluye advertencia de las consecuencias, puede desatascar esa especie de autismo que se había instalado en este personaje y en la rubia protagonista.
Finalmente abrir nuevas incógnitas no tiene nada de malo, es buen camino, pero siempre que tengan esa especie de pedigrí que las identifica plenamente, como en el caso de este capítulo, con el espíritu, el estilo y la personalidad de las anteriores temporadas de la serie, que son la que nos han traído hasta este punto.
Digamos que con el capítulo seis de la quinta temporada parece que Fringe empieza a encontrarse otra vez a sí misma. Y eso es  buena noticia, aunque haya llegado casi en el ecuador de esta temporada final de sólo 13 capítulos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hay una cosa que no entiendo, si en el otro universo (el del laberinto) según nos cuentan 5 días equivalen a 20 años en el universo "natural" (es decir 6 horas equivalen a 1 año)y ya que Peter, olivia y Walter (éste último aún mas) estan dentro de el universo "laberinto" al menos digamos 30 minutos-1 hora ¿Como es que no pasan semanas y meses en el universo "natural"? Esta muy bien que sea una serie de Sci-fi pero por lo menos que sean coherentes con su propio planteamiento.