jueves, 22 de noviembre de 2012

EXPOCÓMIC SE TRASLADA AL MATADERO DE MADRID



Expocómic se traslada a Matadero Madrid

Emilio Gonzalo acata la decisión «con la responsabilidad correspondiente»

Madrid, 22 de noviembre de 2012. El XV Salón Internacional del Tebeo de Madrid – Expocómic 2012 ya tiene nueva ubicación: las instalaciones de Matadero Madrid. El traslado, obligado por el Ayuntamiento de la capital tras la tragedia ocurrida en el recinto del Madrid Arena el pasado 1 de noviembre, se debe a la revisión de las medidas de seguridad en el Pabellón de Cristal del Recinto Ferial de la Casa de Campo, que debía acoger el evento. Desde la Asociación Española de Amigos del Cómic, entidad organizadora del Salón, se acepta este emplazamiento «con la responsabilidad que nos corresponde», en palabras de Emilio Gonzalo, presidente de la AEAC. «Nos toca redoblar esfuerzos para tenerlo todo preparado en apenas una semana, aunque el apoyo que nos han mostrado desde los más diversos sectores a lo largo de los últimos días nos aporta el impulso necesario. Quiero agradecer en nombre de la Asociación las incontables muestras de cariño que hemos recibido tanto de aficionados como de artistas, periodistas y libreros, que han sabido obviar las molestias de este cambio de última hora comprendiendo que es algo totalmente ajeno a nosotros. En esta ocasión, más que nunca, Expocómic nos pertenece a todos. ¡Allí nos vemos!».   


Más producto nacional en Expocómic 2012
Salvador Larroca y José Villarrubia estarán presentes en el Salón

Madrid, 22 de noviembre de 2012. Tras conocer la nueva ubicación del XV Salón Internacional del Tebeo de Madrid – Expocómic 2012, que finalmente se celebrará en Matadero Madrid entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre, la organización sigue anunciando la visita de artistas de renombre; en este caso, potente producto nacional. Por un lado, el valenciano Salvador Larroca, una de las puntas de lanza del noveno arte patrio que hace décadas abrió las puertas de la industria norteamericana, donde ha forjado una carrera llena de reconocimientos especialmente a los lápices de “Iron Man”. Y por otro, el madrileño José Villarrubia, colorista de referencia de reputación intachable en el mercado USA, también dedicado a la docencia y desde esta edición de Expocómic colaborador oficial de la Asociación Española de Amigos del Cómic. Más nombres de lujo para una cita inflexible en su empeño de garantizar la máxima excelencia para los aficionados a la viñeta.

Salvador Larroca (Valencia, 1963). Pionero en la aventura de cruzar el charco para triunfar en el mercado americano, Larroca comenzó su trabajo para la filial británica de Marvel a principios de la década de los 90, a lo lápices de “Dark Angel” y “Death´s Head”. A partir de ahí, su capacidad creativa, la rapidez de su respuesta y la calidad de su dibujo le han llevado a encargarse de figuras señeras de la casa de las ideas como “Hulk”, “Los 4 Fantásticos”, “Spider-Man” o “El Motorista Fantasma”. Saltó definitivamente al estrellato gracias a consolidarse con “The Age of Apocalypse: The Chosen” y algunas series de “La Patrulla X”, aunque su trabajo más icónico lo ha desarrollado en torno al Hombre de Hierro, personaje al que ha hecho crecer en paralelo a la saga cinematográfica y que le hizo ser el primer español en ganar un Premio Eisner en 2009 a la Mejor Nueva Serie por su colaboración con el guionista Matt Fraction.

José Villarrubia (Madrid, 1961). Más allá de su talento como fotógrafo su trabajo se ha expuesto en Estados Unidos, América del Sur y Europa y su labor en el campo de la docencia, Villarrubia es particularmente conocido por su genio como colorista. Colaborador habitual de Jae Lee, Bill Sienkiewicz, Ryan Sook o el mismísimo Richard Corben, ha sido premiado con galardones tan prestigiosos como el Harvey Award y el Comicdom Award, además de ser nominado en dos ocasiones a los premios Eisner. Especial mención merece “El espejo del amor”, nacido dentro del movimiento Artists Against Rampant Government Homophobia, creado por Alan Moore como protesta contra la homofobia de la Inglaterra de Margaret Thatcher y que, tras ser adaptado al teatro por Villarrubia, puede disfrutarse hoy como un volumen imprescindible en el que los poemas de Moore y las imágenes de nuestro artista fluyen a lo largo de sus páginas de manera sencillamente extraordinaria. 

No hay comentarios: